15 de diciembre de 2016

Estos son los tipos de calzado que pueden causar lesiones

  • Estos son los tipos de calzado que pueden causar lesiones
ISTOCK

Uno de los puntos más importantes en el cuidado de los pies es el calzado que se emplee de manera habitual a lo largo del día, porque condiciona nuestra postura y el uso del resto del cuerpo. Para saber cómo emplear bien estos materiales, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid ha lanzado una serie de recomendaciones para que no suframos dolores o lesiones por culpa de una mala praxis al usar zapatillas o zapatos.

Alternar todos los días el modelo de calzado evita lesiones

No solo hay que emplear un calzado cómodo y vigilar que se mantenga en buen estado. También hay que alternar entre varios modelos para evitar lesiones en el pie para que este no siempre camine empleando el mismo tipo de horma.

Variar el tipo de calzado también ayudará a prevenir que el pie no se acostumbre a un solo modelo y se evitará que este sufra una vez que se enfrente a otro modelo. Mensaje especial para las madres y para las hijas adolescentes: Los fisioterapeutas también indican que la altura del tacón no debe superar los cico cm y que, en el caso de usar plataformas, se opte por aquellas que ofrezcan amortiguación y una altura con respecto al tacón que no supere los tres centímetros.

http://www.hacerfamilia.com/bebes/noticia-claves-elegir-primeros-zapatos-bebe-20150413100742.html

Cuidado con los tacones altos

Hay que variar de tipo de calzado, especialmente aquellos que llevan un tacón alto. Según los podólogos el uso repetitivo de este tipo de artículos puede causar numerosas lesiones y desequilibrios en la postura, además de otras patologías como artrosis o artritis en las rodillas, afecciones de nervios, tendinitis, juanetes, dedos en martillo, metatarsalgia, o predisposición a esquinces o fracturas.

En el caso de las mujeres adolescentes, que no están habituadas a emplear tacones, deben elegir modelos de base ancha que reparta mejor el peso y que cuente con algo de plataforma. En estos casos la altura de esa zona del calzado no debe superar los tres centímetros.

Riesgo del calzado con ruedines para los niños

Ante la cercanía de la Navidad, fecha en la que se producen regalos entre los que pueden estar las zapatillas con ruedines, también llamadas heelys. En este punto cabe recordar los peligros que tiene este tipo d calzado para los niños:Riesgos del uso de zapatilas con ruedines para los niños

Son muchos los peligros que presentan para la salud del pie de los niños el uso de heelys en opinión de los podólogos.

1. La altura del talón. Es más preocupante, según los expertos, ya que en las zapatillas con ruedines esta puede aumentar hasta los cinco centímetros. Este hecho hace que la parte anterior del pie no soporte la mayor parte del peso corporal, misión para la que anatómicamente está diseñado el talón ya que descalzos soporta el 75% de esta carga.
Si el tacón del calzado aumenta, la carga de peso que soporta el talón disminuye y esta recae sobre el antepié. Esto puede ocasionar problemas de crecimiento, metatarsalgias (dolor en los huesos que unen los dedos con la parte anterior del pie) y la enfermedad de Freiberg (caracterizada por la pérdida de flujo sanguíneo en los huesos del pie). El director de este estudio advierte que en el caso de las zapatillas con ruedines el aumento de la carga en el antepié aumenta hasta un 40%, lo cual es similar al uso de un tacón de 5 centímetros. Un hecho preocupante si se tiene en cuenta que el escolar pasa una media de 6 horas diarias en el colegio mientras lleva puestas estas zapatillas.

2. La presión sobre el talón es superior a la media. Este estudio pone el ejemplo de una niña que pese 32,4 kg y mida 128 centímetros y cuya presión en el talón es de 2,072 gramos por centímetro cuadrado. Este número aumenta hasta 5,017 gramos/ centímetro cuadrado cuando se usan zapatillas con ruedines y puede alcanzar los 8,743 si se despliega la rueda.

3. El peso de este calzado dobla el de una zapatilla deportiva normal. Pascual pone el ejemplo de una talla 33 que normalmente pesa 418,85 gramos mientras que en el caso de los heelys este número aumenta hasta los 867,25 gramos. Los podólogos advierten que puede derivar en problemas de cadera ya que el esfuerzo para levantar el pie a la hora de caminar aumenta excesivamente.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Anomalías en los pies de los niños

-Todo lo que necesitas saber sobre los pies planos

- Primeros pasos, los zapatos ideales para los niños

- Dudas frecuentes de los padres sobre los zapatos de los niños