9 de febrero de 2017

Reducir el tiempo en el que se está sentado ayuda a prevenir la diabetes

Reducir el tiempo en el que se está sentado ayuda a prevenir la diabetes
ISTOK

No es ningún misterio que la actividad física trae importantes beneficios a las personas. Moverse siempre es una mejor opción que quedarse sentado, y si hacen falta motivos para levantarse del sofá la Universidad de Leicester en Reino Unido te da un nuevo motivo: la prevención de la diabetes.

Así lo ha determinado un nuevo estudio que ha tratado de determinar la relación entre el tiempo que una persona pasa sentado y la probabilidad de esta de terminar por desarrollar diabetes.

Mejor procesamiento del azúcar

Los autores de esta investigación pidieron a un grupo de 435 adultos con riesgo de diabetes pasar 24 horas con un monitor de actividad física durante 24 horas por un espacio de una semana. Durante este tiempo los responsables de este trabajo quisieron analizar cuánto tiempo dedicaban a estar sentados, de pie o a realizar cualquier actividad física.

Al término de esta semana, los investigadores recopilaron nueva información de los participantes, pero en este caso sobre cómo su organismo procesaba la insulina y el azúcar. Los resultados de estos análisis indicaron que con solo mantenerse de pie, los marcadores de la diabetes tipo 2 en estas personas habían mejorado considerablemente.

En cuanto a la actividad física, esta era de gran ayuda a la hora de reducir los marcadores de la diabetes tipo 2. Aquellos que caminaban en lugar de estar sentados la mayor parte del tiempo redujeron los valores de insulina en un 7%. Sin embargo los investigadores quisieron aclarar que este estudio no aclara que si hay una relación directa entre la actividad física y padecer esta enfermedad.

Aunque los responsables de este estudio sí que se suman a otras investigaciones que advierten del peligro del sedentarismo en las personas con diabetes. Por lo que sugieren que aquellas personas que tengan riesgo de padecerla, se muevan en lugar de quedarse en casa sentados frente al televisor.

Incentivar el ejercicio en niños

Una vez visto el peligro que tiene el sedentarismo para las personas, toca incentivar el ejercicio en los niños. Estas son algunos métodos para conseguir que los más pequeños de la calle se pongan en marcha:

- Diversión y juego. Son preferibles las actividades en grupo, divertidas y al aire libre.

- Seguridad. El entorno físico debe ser adecuado y sin peligros. Haz caso de las normas de seguridad para la práctica de deporte.

- Adaptado a las condiciones de salud. La actividad física adaptada a cada situación de salud mejora globalmente el estado de salud y la evolución de los niños con enfermedad crónica y discapacidad.

- Cuestión de hábitos. La práctica de ejercicio físico debe ser un hábito saludable desde la infancia. Los hábitos se mantienen fácilmente con el tiempo y se echan de menos cuando faltan.

- Actividad prioritaria. Incorporar el ejercicio físico entre las actividades diarias de tu hijo. Aprovecha las actividades extraescolares e invierte en su salud.

- Incopora el deporte a la rutina familiar. Da ejemplo. Realiza ejercicio físico y planifica actividades en familia si quieres que tu hijo sea activo.

- Hidratación. Asegura el aporte de líquidos, sobre todo cuando la actividad es intensa y el ambiente caluroso.

- Ayuda a mantener una alimentación variada y equilibrada. Pilar fundamental para la salud junto con la actividad física.

- Mejora la disciplina. Los beneficios del deporte requieren continuidad y mantener el hábito regularmente ayuda a que los niños eduquen su propia disciplina.

- Aumenta la fuerza y la energía. La práctica deportiva también desarrolla fuerza muscular, resistencia y contribuye a tener más energía para realizar cualquier actividad. Todo ello incrementa la autoestima de los niños y la seguridad en sí mismos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Diabetes, la enfermedad de los dulces

- Nuevos remedios para la diabetes infantil

- Cómo prevenir la diabetes tras el embarazo

Hacer Familia recomienda: