Sus pies en buenas manos: claves de la podología infantil

  • Sus pies en buenas manos: claves de la podología infantil
< 2 de octubre de 2018 ISTOCK

La salud de nuestros pies es una parte esencial de nuestro cuerpo. ¿Por qué es tan importante? ¿Cuáles son los cuidados básicos que siempre debemos tener en cuenta? ¿Cuándo hemos de llevar a los peques al podólogo? ¿Cómo elegir el mejor calzado para nuestros hijos? ¿Cuáles son los problemas más comunes? Estas son algunas de las principales dudas que tienen los padres sobre los pies de sus hijos y que vamos a resolver de la mano de expertos podógos de Copoma, Colegio Oficial de Podólogos de Madrid.

Características de un buen calzado infantil

En general, lo más importante en cualquier calzado infantil es que sea lijero, con una buena sujeción a través de cordones o velcro y con un refuerzo en la zona posterior que proteja la zona del talón sin limitar la adecuada movilidad del mismo.

Las suelas de los zapatos deben ser flexibles, pero indeformables y deben respetar el despegue del pie. Las hormas preferiblemente serán rectas (salvo en ocasiones que se precise de hormas especiales) y la zona del talón será muy suave de altura y ancha.

El calzado en verano será más ligero y de materiales más frescos, pero deberá aportar una buena sujeción y una buena movilidad del pie igualmente. En cuanto al deportivo va a variar según las características del deporte practicado, pero en general, deberá aportar gran poder de absorción de impacto y buena movilidad en el impulso del pie durante la marcha.

Características de un buen calzado infantil

Ideas para evitar las rozaduras o heridas

Las rozaduras y heridas son problemas derivados del calzado, por lo que todas las medidas preventivas que tomemos van en relación a la utilización de un calzado adecuado, de una longitud y amplitud correctas, y que estén confeccionados de un material con cierto nivel de transpiración, para no acumular un calor excesivo.

Un aspecto que debemos tener también en cuenta es que, en algunas ocasiones, la adaptación a un zapato debe ser gradual, siendo importante utilizarlo de manera progresiva los primeros días de uso.

Cómo prevenir los hongos y papilomas en los pies

Principalmente, podemos sugerir dos medidas para prevenir este tipo de infecciones en los pies. En primer lugar, medidas higiénicas en piscinas, polideportivos y gimnasios, donde es importante que el pie vaya protegido con una chancla, zueco o escarpín apropiado para estos espacios. Con esto, vamos a conseguir que el pie no esté en contacto con la superficie potencialmente contaminada, reduciendo el riesgo de contagio de estas infecciones.

En segundo lugar, debemos combatir la humedad en los pies mediante un buen secado tras el aseo diario. Además, es muy importante combatir el exceso de sudoración que se pueda sufrir mediante medidas higiénicas y utilización de un adecuado calzado.

Consejos higiénicos indispensables para los pies

Es importante sobre todo "involucrar" al pie en la higiene diaria, pues es muy normal que durante la ducha el pie no reciba la atención necesaria, e incluso tampoco un secado adecuado. La higiene del pie debería ser diaria, poniendo especial cuidado en la zona interdigital con un cuidadoso secado y una posterior hidratación con las cremas adecuadas.

Cuándo llevar al niño al podólogo

Consideramos ideal para los niños una visita preventiva para valorar su correcto desarrollo, siendo la mejor edad para realizarla entre los 4-5 años, donde ya existe un patrón de marcha definido.

Aunque, esta primera visita se podría adelantar si existen otros síntomas que puedan indicar algún tipo de anomalía como podrían ser: dolores constantes en talones, rodillas o piernas; caídas frecuentes; hundimiento o desviación en el pie; marcha con los pies hacia dentro, alteración en la colocación de los dedos, etc.

Problemas derivados de una mala pisada en la infancia

Problemas derivados de una mala pisada

Una mala pisada en la infancia puede derivar en múltiples problemas en la edad adulta no sólo en el pie, sino también en la rodilla, cadera, espalda... por tanto, la mejor manera de prevenir todos estos problemas es visitar al profesional de podología.

Características del calzado ortopédico para niños 

Hay que tener muchas consideraciones en la marcha de un niño, no sólo el grado de aplanamiento del arco plantar. Hay niños con una marcha excesivamente abierta y otros con una marcha muy cerrada. A veces, el problema de andar de una manera u otra no es debido a la forma del pie, sino que puede influir la forma de las tibias o de las caderas.

Hoy en día el calzado ortopédico es muy específico, según la necesidad de cada paciente. A veces, puede precisar de una horma especial con cierto grado de desviación, hacia dentro o hacia fuera; otras veces habrá que hacer modificaciones en el talón para conseguir una marcha más abierta o más cerrada; y en algunas ocasiones habrá que realizar modificaciones a nivel de los refuerzos posteriores para dar una mayor estabilidad. Además, generalmente, este tipo de calzado suele ir acompañado de la plantilla adecuada, realizada por el profesional de podología y con el volumen interno adaptado.

Asesoramiento: Juan Carlos Montero, portavoz de COPOMA. Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad de Madrid

Te puede interesar:

- Estos son los tipos de calzado que pueden causar lesiones

- Anomalías en los pies de los niños

Todo lo que necesitas saber sobre los pies planos

- Primeros pasos, los zapatos ideales para los niños

- Dudas frecuentes de los padres sobre los zapatos de los niños