2 de octubre de 2013

Todo lo que debes saber sobre los piojos

Todo lo que debes saber sobre los piojos
HACER FAMILIA

Su sola mención hace que nos pique la cabeza. Hablamos de la pediculosis, una infestación cutánea, más conocida por el término vulgar "tener piojos" que se transmite por contacto directo, siendo altamente contagioso. Te enseñamos cómo detectarlos y tratarlos.

¿Qué son exactamente los piojos?

El Pediculus humanus capitis o piojo de la cabeza, es un insecto hematófago que parasita exclusivamente al ser humano. De adulto tiene unos 2-3 mm de largo y es de color marronáceo. Vive 30 días en el huésped, y fuera de él sobrevive un máximo de tres días.

¿Qué síntomas presenta la infestación?

El síntoma más común es el picor constante, aunque este solo se manifiesta en el 14-30% de los casos. El otro síntoma más evidente es la irritabilidad. El picor se debe a una reacción alérgica a la saliva del piojo, pero dependiendo de cada persona puede tardar una o dos semanas en aparecer por lo que puede ser que la infestación esté ya muy extendida cuando pica la cabeza.

Este rascado intenso puede llevar a excoriaciones e infecciones secundarias por lo que hay que vigilar constantemente. En una infestación típica, suelen encontrarse unos diez piojos adultos, junto con multitud de liendres y ninfas. La constante sensación de cosquilleo o de algo que se mueve sobre el cabello puede producir irritabilidad y mal humor que es el otro síntoma frecuente.

Artículo relacionado:
- Cómo pasar la lendrera para eliminar liendres

¿Cómo detectar los piojos a tiempo?

Hay dos claves fundamentales para observarlos y comprobar el grado de infestación: hay que tener buena luz (a ser posible natural) y mucha paciencia. Lo mejor es detectarlos con la cabeza mojada y cepillar exhaustivamente el pelo con un peine de púas finas, vulgarmente llamado "lendrera". Las zonas más frecuentes donde se encentran son alrededor de la nuca y las orejas. Las liendres se diferencian de la caspa y el polvo en que éstas son más difíciles de separar del pelo y cuanto más separadas están de la base del pelo más antigua es la infestación.

¿Cuál es el tratamiento más eficaz una vez detectado el contagio de piojos?

La detección precoz es el mejor tratamiento y para ello es importante revisar el pelo de manera rutinaria. En caso de detectarlos, hay que avisar a los posibles contactos (familia, colegio, amigos) y aplicar un tratamiento seguro y eficaz. Hay dos maneras de acabar con los piojos, con un tratamiento pediculicida o "a mano". Los tratamientos Pediculicidas tópicos comercializados en España son la permetrina y otras piretrinas sintéticas, el malatión o el lindano. Todos estos productos son eficaces en el piojo adulto pero ninguno es 100% eficaz como ovicida. Las liendres pueden sobrevivir por lo que hay que repetir el tratamiento al cabo de 7 o10 días. La eliminación mecánica o a mano es un complemento esencial al tratamiento con pediculicida tópico y también es una opción posible, pero para ser totalmente eficaz hay que dedicarle mucho tiempo y meticulosidad y ayudarse de una buena lendrera.

¿Funcionan los remedios naturales para los piojos?

Sin duda son eficaces, pero conviene utilizarlos como complemento a los tratamientos farmacéuticos. El más popular es el uso del vinagre. Consiste en aplicar vinagre caliente cuando el pelo esté seco y cubrirse este con un gorro de baño o una toalla durante dos horas. Esto ayuda a desprender los piojos y las liendres para eliminarlos más fácilmente. Otro remedio natural es el aceite de árbol de té, que se presenta en champú y también es muy eficaz a la hora de asfixiar a los piojos. Estos remedios caseros nunca deben aplicarse el mismo día en que se utilice el tratamiento farmacéutico.

¿Por qué es tan difícil acabar con los piojos definitivamente?

Es debido a su ciclo reproductor. La hembra adulta puede poner hasta 300 huevos o liendres, (a razón de 10 por día). Miden menos de 1 mm y están pegados firmemente a la base del cabello a través de una sustancia tipo "cemento". Los huevos se abren en siete o diez días, dejando salir a unas larvas inmaduras. Una vez sale la larva, el envoltorio de la liendre se queda pegado al pelo y al cabo de otros siete o doce días, esta se transforma en piojo adulto que vuelve a repetir el mismo ciclo. Así que si pasan dos semanas sin que nos demos cuenta de ello, ya tenemos una doble infestación.

¿Cómo evitar el contagio de piojos?

El piojo se transmite por contacto directo entre cabezas. Podemos desterrar la idea de que el piojo salta o vuela y de hecho, afirma el Dr. Sánchez Viera, hay gran controversia en torno a su posible transmisión a través de peines, sombreros, ropas, etc. Pero por lo general, hay que evitar el estar cabeza con cabeza al estudiar, jugar a las consolas, cambiar cromos, etc. y no compartir cepillos, toallas, gorras o ropa. Llevar el cabello recogido o casi rapado tiene menores posibilidades de contagio. Por eso las infestaciones son más comunes en las niñas y lo mejor es llevar el pelo en una trenza.

¿Cuál es la mejor prevención para evitar el contagio de piojos?

Sin duda, la mejor prevención es peinarse todos los días con una lendrera después de la ducha y con el pelo mojado. Otras técnicas que ayudan mucho a frenar el contagio son mantener una constante observación, cepillarse el pelo tres veces al día y usar productos preventivos cuando hay infestación cercana (colegio, amigos, familia, etc.).

Hay gran controversia con los productos para prevenir. ¿Cuáles hay que usar?

El uso continuado de estos productos está desaconsejado por los propios fabricantes y puede ocasionar eczemas y a la larga, resistencia a los piojos. Es preferible empapar el pelo con una mezcla de una parte de vinagre de manzana y dos de agua. En los herbolarios venden esencias que también son útiles para prevenir la infestación de piojos. Las más efectivas son la esencia de árbol de té, el aceite de neem y la esencia pura de lavanda y la de geranio. Nunca se deben utilizar pediculicidas como tratamiento preventivo, así sólo se consigue desarrollar una resistencia a estos productos.

Hay que mantener la calma y que no cunda el pánico. Si llega una carta del colegio avisando de una plaga no hay que ponerse nerviosos y empezar a aplicar productos indiscriminadamente a los niños. Basta con revisar más a menudo sus cabezas, cepillar diariamente con lendrera y estar pendientes de los síntomas que podrían indicar la presencia de piojos.

Dr. Miguel Sánchez Viera, dermatólogo director del Instituto de Dermatología Integral (IDEI).

Te puede interesar:

- Pautas a seguir contra los piojos

- Prevenir el contagio de piojos en niños

Hacer Familia recomienda: