22 de octubre de 2014

Tartamudez, ideas para hacer fluida la comunicación

Tartamudez, ideas para hacer fluida la comunicación
THINKSTOCK

Normalmente, el oyente no sabe cómo actuar cuando habla con una persona que tartamudea. Esta incertidumbre lleva al oyente a evadir la mirada, interrumpir, sugerir palabras, o evitar hablar con personas que muestren este trastorno. Por eso, con motivo del  Día Internacional del Conocimiento de la Tartamudez es necesario recordar algunos consejos para mejorar la comunicación.

5 consejos para mejorar la comunicación

Las personas que tartamudean desean que se las trate como a los demás. Son conscientes de que hablan de manera diferente y de que tienen una mayor dificultad para expresarse de manera natural y sin interrupciones. Por lo tanto, al hablar con una persona que tartamudea hay que tener en cuenta una serie de consejos:

1.  Darle tiempo. Lo más importante para conseguir mejorar la comunicación es permitirle a la otra persona expresar lo que tenga que decir en el tiempo que necesite para ello y escucharles. Una comunicación con prisas contribuirá a crear una situación de desconfianza en la que la persona que tartamudea acabará optando por el silencio.

2.  No completarle. La mayoría de las veces cuando se mantiene una conversación con personas que tartamudean, existe una tendencia a completarles las frases. Este síntoma, además de ser sinónimo de falta de paciencia, puede ser el motivo principal que de pie a la desconfianza y la inseguridad en la otra persona. Por eso, es mejor no completar las oraciones ya que a veces solo se consigue que la otra persona sienta la necesidad de apresurarse.

3.  Evitar las sugerencias. En ocasiones, sugerirle a la otra persona que vaya más despacio, respire hondo o se relaje para lograr que se sienta más cómoda, puede causar el efecto contrario. Este tipo de consejos puede sugerirle que la tartamudez es algo fácil de dominar que se lograría si el interlocutor consiguiera relajarse.

Evidentemente, siempre hay que tener en cuenta que el distinto carácter de las personas influirá en cómo afronten la situación. Esto hará que algunas personas se sientan cómodas hablando de su tartamudez mientras que otras preferirán evitar cualquier referencia al respecto.

4.  Preguntarles. Mostrar interés por la otra persona siempre es una manera acertada para asentar las bases de una buena comunicación. Por eso, en aquellas ocasiones en las que se desconoce cuál es la mejor manera de actuar ante una persona que tartamudea, lo mejor será simplemente preguntar qué necesitan, qué prefieren, cómo quieren que se afronte la comunicación y qué facilidades se le pueden dar al interlocutor para que ésta sea más efectiva.

5.  Evitar la condescendencia. La condescendencia puede hacer pensar a la otra persona que se le trata de manera diferente solo porque tartamudea. Por eso, es importante transmitirle el interés por lo que dice y no por cómo lo dice. Será una forma efectiva de reducir la tensión de la situación y facilitar la comunicación eficaz a los interlocutores.

Patricia Núñez de Arenas