27 de julio de 2012

Retrasar la primera gestación, la alimentación y el estrés aumentan el riesgo de cáncer de mama

Retrasar la primera gestación, la alimentación y el estrés aumentan el riesgo de cáncer de mama
HACER FAMILIA

SANTANDER, 27 Julio

El director del Centro de Patología de la Mama y presidente de la Fundación Tejerina, Armando Tejerina; el presidente de la Fundación de Estudios Mastológicos (FEMA), José Díaz-Faes, y el director del Aula de Estudios Avanzados, Fernando Bandrés Moya, han advertido este jueves en Santander de que factores como "el retraso de la primera gestación, la alimentación y el estrés" aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama y han alertado del número "cada vez mayor" de mujeres que sufren la enfermedad en España.

Así lo afirmaron durante una rueda de prensa celebrada en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo de su participación en el encuentro 'Cáncer de mama: una enfermedad curable', patrocinado por la Fundación de Estudios Mastológicos, que reúne en la institución académica a especialistas en la enfermedad para analizar los nuevos métodos de tratamiento, diagnóstico y cuidado de las pacientes.

"Una de cada diez mujeres españolas desarrollará este tipo de cáncer", aseguró Díaz-Faes, quien consideró que el aumento del número de casos en los países industrializados puede deberse a los "hábitos reproductivos" actuales, ya que "los muchos años que pasan desde la primera menstruación de la mujer y la edad a la que tienen el primer hijo es un factor que influye".

En la misma línea, Díaz-Faes recalcó que se dan más casos de este tipo de dolencia en los países industrializados, debido a la alimentación, con el uso de fertilizantes y plaguicidas en la industria alimentaria, o el estrés, con la vida laboral que se lleva "hoy día".

Por su parte, Tejerina señaló que cada año se identifican 27.000 nuevos casos en España, aunque hizo hincapié en el "descenso de la mortalidad" gracias a que los diagnósticos son "más precoces" y a la aplicación de tratamientos "más personalizados" en base a la biología molecular del tumor.

En el ámbito de la detección, el doctor destacó la introducción de la tomosíntesis, una técnica radiológica en tres dimensiones, que permite realizar diagnósticos con un 20 por ciento más de "precisión" que la ofrecida por la mamografía digital, y que se va implantando "paulatinamente" en los hospitales españoles.

En cuanto a los tratamientos, el especialista afirmó que actualmente el 70 por ciento de las cirugías se ejecutan con una "técnica conservadora" y que solo en el 30 por ciento restante de casos es necesaria la mastectomía, la mayoría de las cuales "pueden reconstruirse en la misma operación".

Por otro lado, Bandrés insistió en la importancia de analizar la perspectiva de las pacientes desde el punto de vista de la "toma de decisiones y la relación con los familiares" y, en este sentido, abogó por abordar el cáncer de mama desde un "modelo sanitario" que debe incluir a enfermos, familiares, profesionales sanitarios e instituciones.

"El futuro del cáncer de mama tiene que ver no solo con desarrollar el diagnóstico y el tratamiento sino también con la medicina predictiva", apuntó el doctor, quien se mostró esperanzado en alcanzar la "curación o la cronificación" de la enfermedad en "unos veinte o treinta años".