6 de junio de 2012

La obesidad infantil, factor de riesgo de la dermatitis atópica

Investigadores de la Universidad Murcia han publicado una investigación donde se muestra una consistente asociación negativa entre la dermatitis atópica infantil y el consumo de diversos alimentos tales como lácteos o frutos secos y la realización de ejercicio además de una asociación de esta patología con la obesidad.

El estudio, llevado a cabo por múltiples entidades y universidades de ámbito internacional, entre las que se encuentra el grupo de Pediatría de la Universidad de Murcia, realiza un extenso análisis de las propiedades cualitativas sobre la alimentación infantil y la relación que esta tiene sobre la dermatitis atópica y la obesidad.

Los resultados obtenidos muestran una consistente asociación negativa entre la Dermatitis Atópica y el consumo de leche, mantequilla y nueces y la realización de ejercicio; y una asociación positiva con la obesidad, aunque no presentan una clara relación de causa y efecto entre ellos.

La conclusión principal del estudio indica que, independientemente de la cantidad de ejercicio que se practique, la obesidad supone un factor de riesgo relacionado con la dermatitis atópica infantil, según fuentes consultadas por Europa Press del departamento de Promoción de la Investigación de la UMU (Prinum), dependiente del Vicerrectorado de Investigación.

La investigación ha sido realizada mediante una encuesta, enmarcada en el estudio Internacional 'ISAAC', en tercera fase, hecha a los padres de niños de seis a siete años de edad que asistían a escuelas en diversas ciudades Españolas. Dicha encuesta ha analizado los datos de 13.153 niños de múltiples áreas regionales y nacionales.

La prevalencia de la dermatitis atópica, una enfermedad crónica de la piel, se ha incrementado sustancialmente en las últimas décadas, especialmente entre niños de países del Oeste.

Esta enfermedad es una manifestación inflamatoria de la piel asociada con atopia, la cual es una predisposición genética, en la que el sistema inmune responde de una manera exagerada a la exposición a algunos alérgenos. La dermatitis atópica es más frecuente en la infancia, y su prevalencia y severidad normalmente decrecen con la edad.

Según apunta Luis García-Marcos Álvarez, uno de los cuatro miembros del comité ejecutivo del proyecto ISAAC en España: "ha llegado el momento de pasar de un estudio transversal a un diseño longitudinal, que afiance y concrete los resultados obtenidos durante estos años y que permita esclarecer la relación causa y efecto entre los diversos factores"