11 de septiembre de 2014

La migraña en los niños aparece a los 2 años

La migraña en los niños aparece a los 2 años
THINKSTOCK

Muchos niños sufren dolores de cabeza, también conocidos como cefaleas, pero cuando son fuertes y de caracter repetitivo, se identifican como migrañas. Sólo un 20 por ciento de los niños migrañosos están diagnosticados y, de éstos, muy pocos reciben tratamiento específico. La mayoría de los diagnósticos de migraña en los niños se realiza entre los 6 y los 10 años, pero se puede padecer desde antes de los 2 años de edad.

La migraña en los niños puede continuar hasta la edad adulta

La migraña es un dolor de cabeza recurrente, intenso, en general unilateral, que puede acompañarse de náuseas y vómitos, y puede precederse de síntomas que afectan a la visión. A pesar de ser un dolor muy intenso y llegar a ser incapacitante, no pone en peligro la salud de quién la padece, pero en el caso de los niños puede tener un importante impacto negativo en su calidad de vida, sobre todo, si tenemos en cuenta que se considera una enfermedad marcadamente infradiagnosticada.

En un estudio sobre la incidencia de la migraña en niños se apreció que sólo el 20 por ciento de los niños que sufren migraña están diagnosticados y que muy pocos reciben un tratamiento específico. La prevalencia aumenta con la edad, afectando aproximadamente entre el 5 y el 25 por ciento de niños y adolescentes. La mayoría de los diagnósticos en niños se realiza entre los 6 y los 10 años, pero se puede padecer incluso desde antes de los 2 años y continuar hasta la edad adulta.

Diferencias entre la migraña infantil y la migraña adulta

Los síntomas de la migraña infantil en ocasiones son similares a la de los adultos: un dolor de cabeza fuerte y recurrente. Pero, en otras ocasiones, el dolor es menos evidente o más difícil de deducir de la conducta del niño, pero sí apreciamos un malestar que aparece de manera recurrente.

Aunque los síntomas pueden ser los mismos que en  los adultos, en general en la edad infantil es mucho más variable y difícil de identificar. ¿Qué las distingue?

1.   Los episodios suelen ser más breves que en la migraña del adulto
2.   El dolor puede ser bilateral, mientras que en el adulto el dolor se concentra en un solo lado
3.   El dolor de cabeza suele ir acompañado molestias intestinales
4.   Falta de apetito y actividad en los casos más precoces. Es posible, incluso, que la única alteración que aprecien los padres es que el niño deja de jugar y está inapetente y con malestar general, reticente a la actividad física, y que eso sucede con las mismas características de manera periódica.

La migraña puede tener caracter hereditario. Lo común es que en una misma familia haya varias personas afectadas de migraña y esto puede ponernos sobre la pista. Ante la sospecha de un cuadro de estas características se recomienda consultar con el pediatra o con el neuropediatra.

Dr. Oriol Casals Rafecas. Especialista en Cefaleas del Instituto de Neurociencias Avanzadas Madrid -INEAMAD - Hospital Nuestra Señora del Rosario