15 de septiembre de 2014

Cómo lograr una vuelta al cole más segura

Cómo lograr una vuelta al cole más segura
THINKSTOCK

Los niños pasan una gran parte de su jornada en las escuelas y realizan actividades deportivas -educación física, actividades extraescolares y juegos-, que implican riesgos. Muchos de los accidentes no se pueden evitar, pero sí podemos prevenir gran parte de ellos con unos prácticos consejos.

Por este motivo, Calmatopic, con el objetivo de hacer una vuelta al cole más segura, nos brinda una serie de recomendaciones, ya que en los centros escolares ocurren el 18 por ciento de los accidentes infantiles.

Un repaso por el armario de los niños

De cara a las compras de este año, revisa la ropa que compres a los niños y la que ya tengas en casa:

1. Evita los cordones. Por ejemplo, en las capuchas y opta por el velcro, los botones (de gran tamaño) o las cremalleras. Si inevitablemente la ropa del colegio lleva cordones, como pueden ser los pantalones, es importante que éstos queden en el interior de la prenda para evitar enganchones innecesarios.

2. Sustituye las bufandas por un cuello o braga, que evitará que el niño se pueda enganchar en cualquier sitio o incluso que en los típicos juegos del recreo los niños salgan lesionados.

3. Revisa la talla de sus zapatos. Los zapatos deben ser de la talla adecuada ni más grandes ni más pequeños. Comprar zapatos más grandes pensando en que el pie crecerá en los próximos meses puede conllevar torceduras de tobillo o incluso pequeñas caídas, ya que el pie no está sujeto. Es importante que revisemos que la suela sea de goma o materiales similares que aportan flexibilidad y tienen propiedades antideslizantes.

Material escolar seguro

El Instituto Nacional de Consumo realizó un estudio en 2010 en el que se analizaron más de 400 productos de material escolar destinado a niños y la conclusión fue que más del 61,5 por ciento del material analizado tiene algún tipo de defecto.

En los materiales escolares también debemos prestar atención. Debemos elegir pegamentos y correctores líquidos que contengan todos sus componentes en las etiquetas y sobre todo sin formas atractivas (que simulen comida, gomas con colores llamativos) que induzcan a los niños a llevarlos a la boca.

Si nuestros hijos son menores de tres años, no compraremos artículos con formas o piezas pequeñas que puedan tragarse.

Materiales como tijeras, cúter o grapadoras deben ser siempre utilizados bajo la supervisión de un adulto. Para los niños más pequeños, compraremos tijeras con la punta redondeada.

El colegio, un espacio seguro

También es importante que los colegios pongan en marcha todas las medidas de protección a su alcance, acordes con las normativas vigentes. No podemos olvidar tampoco el papel del profesorado en la prevención de accidentes, que, de forma lúdica con su trabajo en el aula, deben transmitir a los más pequeños la importancia de la seguridad en su entorno.

Por último, debemos ser conscientes de que los cambios afectan a los más pequeños y con la vuelta al cole llegan los nervios por ver a los amigos, las prisas por ser puntuales, las carreras por ser el primero de la fila... 

Hacer Familia recomienda: