11 de mayo de 2016

Cremas solares, recomendaciones de los pediatras de la AEP

  • Cremas solares, recomendaciones de los pediatras de la AEP
ISTOCK
correo

Se acerca el verano, llega el buen tiempo y empezamos a pasar muchas más horas al sol. Tanto la montaña como la playa son destinos ideales de vacaciones con niños y en familia donde hay que tener un especial cuidado con el efecto del sol en la piel. Aunque hay que proteger la piel de las radiaciones solares, sobre todo en el caso de los niños, durante todo el año, incluso en días nublados, el uso de protectores solares para evitar los efectos negativos del sol es, en esta época del año, más necesario.

¿Qué cremas usar y cuándo aplicarlas?

Lo primero que hay que saber es que existen dos tipos de filtros para proteger a los niños de la luz solar. Por un lado existen los filtros físicos o inorgánicos, que reflejan los rayos para evitar su efecto sobre la piel. En segundo lugar están los filtros químicos orgánicos que absorben la radiación. La Asociación de Pediatría Española, AEP, expresa que estos últimos pueden ocasionar ciertas reacciones en los niños y derivar en dermatitis, por lo que habrá que estar muy seguros que no existe ningún tipo de alergia a estos filtros ante emplearlos.

Por otro lado, también hay que saber el factor de protección necesario para usarlo en los niños. Este indicativo expone el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa de la piel frente al enrojecimiento previo a una quemadura. La AEP recomienda que como mínimo se emplee un factor 30, número que debe incrementarse en base a la palidez de la piel del niño o de si es la primera vez que este realiza una exposición prolongada al Sol en todo el año.

En cuanto a la forma de usar estas cremas solares protectoras la AEP recuerda que en el momento de emplearla la piel debe estar seca y se deben aplicar cantidades generosas en todas las zonas del cuerpo que vayan a estar expuestas al Sol. Esta aplicación debe ser realizada entre 15 y 20 minutos antes de que la piel reciba los rayos del sol. Habrá que repetir cada dos horas ya que el sudor y el agua disminuyen su efecto pese a que en el envase se indique que el producto es resistente al agua.

¿Qué zonas son las que deben protegerse más?

La AEP recomienda extremar la precaución en las zonas del cuerpo que son más sensibles a la luz del Sol. Es decir: cabeza, hombros, escote, orejas, manos y empeines. Esta asociación también recuerda la necesidad de usar barras fotoprotectoras en los labios ya que a menudo esta parte del cuerpo se olvida y es de las más castigadas durante las jornadas en que los niños quedan expuestos a la luz del sol por largas horas.

La AEP recuerda que el hecho de que el día sea nublado no exime del uso del protector solar ya que los rayos solares atraviesan nubes. Esta asociación desaconseja totalmente los fotoprotectores en menores de seis meses ya que a esta edad no se deben exponer al Sol. Los pediatras expresan que es mejor emplear medidas físicas como el uso de ropas, sombrillas y capazos para evitar los daños del sol y únicamente emplear estas cremas si es inevitable que el bebé tenga que exponerse a los rayos.

Recomendaciones de la Agencia del Medicamento

Cremas solares, recomendaciones

También la Agencia Española del Medicamento ofrece una serie de puntos en relación a las cremas solares tanto para niños como para adultos. Recomendaciones que asegurarán que una jornada en la playa sea tan divertida como estaba previsto:

1.  Evitar la exposición prolongada al sol. Ninguna crema evita al 100% los daños de los rayos del astro rey por lo que demasiado tiempo bajo esta luz puede ocasionar daños graves.

2.  No exponerse al sol entre las 12 y 16 horas, franja horaria en la que los rayos son más perjudiciales. No dormirse bajo el Sol.

3.  Cada piel requiere un tipo de protector solar. Hay que tener en cuenta las necesidades de cada persona ya que una crema básica puede no ser apta para alguien con problemas en la piel.

4.  Los protectores del año pasado caducan y no servirán en caso de que fueran empleados. Las propiedades de estas cremas se han reducido.

5.  Estar atentos a posibles manchas, cambios de colores u otras mutaciones en la piel producidas por la exposición al Sol. Si se detectan alguna de ellas, es importante acudir a un especialista para saber si hay que preocuparse.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cremas solares específicas para niños

- Todo sobre protectores solares para niños

- Trucos para proteger a los niños del sol

Protege a tus niños del sol con la app “superprotector”