21 de abril de 2016

7 consejos para cuidar la vista mientras leemos

  • 7 consejos para cuidar la vista mientras leemos
ISTOCK
correo

Ya sea por trabajo o por placer cada vez pasamos más horas leyendo. El progreso ha transformado el formato clásico en papel de los libros, y aunque sigue siendo el preferido de muchos, otros dispositivos electrónicos, como los ibooks, las tablets, el smartphone o el ordenador están ganando terreno para conseguir el objetivio final: el fomento de la lectura.

Y es que el hábito de leer es muy sano. La lectura ayuda a liberar estrés, estimular nuestro cerebro, ampliar la memoria, aprender nuevos conceptos, entre otras muchas, pero también nos puede afectar a la vista cuando leemos con poca luz o precisdimos de realizar algunos descansos necesarios y saludables.

7 consejos para proteger la vista durante la lectura

Para conseguir que la lectura siga siendo un placer, cuidar nuestros ojos nos ayudará a conservar una agudeza visual correcta que nos facilitará la lectura. Existen algunas pautas que, si conseguimos incorporarlas a nuestra rutina diaria, como recomienda la Dra. María Capote del Servicio de Oftalmología del Hospital La Milagrosa de Madrid, nos ayudarán a proteger nuestra visión y, al mismo tiempo, a  utilizar correctamente el uso de estos dispositivos electrónicoss de lectura.

1. Revisa tu vista periódicamente. Los defectos visuales como miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia pueden causarnos fatiga ocular, enrojecimiento y dolores de cabeza, entre otros problemas. Conviene consultar al oftalmólogo ante cualquiera de estos síntomas y acudir a una revisión visual periódica anual. La corrección visual con gafas o lentillas, en su caso, es fundamnetal para leer durante tiempo prologado en cualquier formato.

Revisa tu vista periódicamente

2. Descansa cada cierto tiempo. Aplica la regla creada por el oftalmólogo Jeffrey Ashel. La regla del 20-20-20 consiste en descansar cada 20 minutos, durante 20 segundos intentando enfocar la mirada hacia un objeto que se encuentre a 20 pies (6 metros aproximadamente) de distancia. Así consigues relajar la acomodación del ojo y aumentar el parpadeo, para reducir los síntomas del esfuerzo ocular.

3. Mantener la distancia adecuada del libro, ordenador y tablet. La distancia de lectura adecuada para evitar enfermedades de superficie ocular debe ser de al menos 35-40 centímetros entre nuestros ojos y el libro, tablet o teléfono, y como mínimo de 50 cm cuando trabajamos con un ordenador o portátil. La doctora María Capote, experta en patologías relacionadas con la retina, asegura que "es una hábito que debemos inculcar a los niños desde pequeños". 

4. Revisa la vista de los niños. La primera revisión visual debe realizarse en torno a los 2-3 años de edad para descartar posibles problemas de visión como la miopía, hipermetropía o astigmatismo. La opinión del pediatra, los padres, los maestros y la gente cercana debe advertirnos de necesidad de adelantar esa primera consulta sí se detecta cualquier síntoma.

5. Buena iluminación. Una errónea distribución de la luz puede influir en la fatiga visual. Es recomendable leer con una luz de techo y otra accesoria, de forma que la iluminación del techo no esté justo encima nuestro, sino de forma paralela a la línea de visión, y la luz accesoria desde el lateral. Si leemos con pantallas retroiluminadas éstas deben estar de forma perpendicular a las ventanas y con una buena iluminación, nunca a oscuras.

6. Hidratación del ojo. Al leer tendemos a no parpadear lo suficiente, se evapora la película lagrimal que protege al ojo, y aumenta el riesgo de síntomas oculares, sobre todo si se trabaja en ambientes cerrados, con poca ventilación, y calefacciones o aires acondicionados. Las lágrimas artificiales permiten mantener la superficie del ojo protegida de agresiones externas y cuando se aplican durante el día o durante esfuerzos visuales prolongados mejora el confort y disminuyen algunos síntomas como el picor o la visión borrosa. También previenen enfermedades oculares como el síndrome del ojo seco.

7. Postura correcta. Para evitar que el ojo esté más abierto y la superficie corneal más expuesta es importante también que el libro o el dispositivo estén situados por debajo del eje visual. Leer tumbado sin almohadas o con las pantallas de ordenadores muy elevadas no es recomendable. El material de lectura debe estar por debajo de la línea visual, ya que al mirar hacia abajo el párpado cubre gran parte de la superficie ocular, evitando que estructuras como la córnea o la conjuntiva se irriten por agresión de agentes externos.

Marina Berrio
Asesoramiento: Dra. María Capote del Servicio de Oftalmología del Hospital La Milagrosa de Madrid

Te puede interesar:

- 10 consejos para prevenir problemas oculares

- Visión infantil, las revisiones oculares

10 consejos para prevenir problemas oculares

- Vuelta al cole: revisa la vista de los niños

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.