15 de junio de 2015

Chichones en los niños: dudas frecuentes

Chichones en los niños: dudas frecuentes
THINKSTOCK

El afán por experimentar y explorar que tienen los niños, sobre todo, los más pequeños, hace que durante los primeros años de vida sufran numerosas caídas y una larga lista de incidentes. Muchas de estas "aventuras" pueden entrañar peligro y terminar con algún golpe importante que produzca la aparición de los comúnmente llamados "chichones".

¿Por qué se forman los chichones?

Los chichones son la consecuencia más visible de un golpe en la cabeza, que puede derivarse de las intrépidas acciones de los pequeños. Al darse un golpe en la cabeza o un coscorrón, se produce una rotura de pequeños vasos sanguíneos que provoca una leve hemorragia e inflamación. Esta es una zona en la que existe poco espacio entre el cráneo y la piel, y al acumularse rápidamente la sangre, se produce la aparición del "chichón".

¿Es bueno dejar que salga el chichón?

La salida del chichón es casi inmediata tras el golpe, por lo que es difícil frenar su salida, pero aplicar frío y presionar durante unos minutos es una medida óptima para prevenir que éste se extienda o aumente de tamaño.

Otras medidas caseras que ayudan a mitigar la inflamación son untar el golpe con aceite de oliva o mantequilla, aplicar una pomada antiinflamatoria, o mentol en la zona golpeada.

¿Cómo actuar ante un chichón tras un golpe en la cabeza?

1. Golpe con corte y herida

- Cuando el niño sangra al tener un corte en la piel, la recomendación es lavarlo bajo el grifo con agua fría y presionar la herida con una gasa para detener la hemorragia. Y además, aplicar hielo, nunca directamente, sino envuelto en un paño.  

- Si la herida es profunda es preciso acudir a un centro sanitario dentro de las primeras 4 horas para que le puedan dar puntos o realizar una sutura.  

- En el caso de que el niño presente cuerpos extraños incrustados en la herida, no hay que tocar la herida y acudir a urgencias.

2. Golpe sin herida

- Aplicar frío local o hielo siempre envuelto en un paño.

- Dar un analgésico, si el niño se queja de dolor de cabeza

- Observar si el chichón se hace más grande, se alarga o se hace blando. En estos casos, conviene acudir a un centro sanitario lo antes posible. 

A medida que pasen los días, el chichón irá cambiando de color, de rojo o negruzco a verdoso, hasta que adquiera una tonalidad amarillenta antes de desaparecer. En ocasiones, es posible que con el paso de los días la inflamación y la hemorragia baje hacia los ojos y éstos aparezcan amoratados. Generalmente, ocurrirá solo en un ojo, es decir, en el lateral donde se haya producido el golpe.

¿Cuándo debo acudir al médico?

Siempre que exista un traumatismo en la cabeza debe ser valorado por un médico, sobre todo cuando se trata de un niño, que preguntará por las circunstancias del golpe y hará una primera valoración del estado del niño.

No obstante, la observación de los padres durante las 24-48 horas siguientes es fundamental ya que son ellos los que conocen mejor a su hijo y pueden detectar si existe alguna anomalía en su comportamiento después del golpe.

Se recomienda acudir al médico o servicio de urgencias ante:

-   Vómitos

-   Excesiva somnolencia

-   Confusión

-   Irritabilidad

-   Intenso dolor de cabeza.

Dra. Paloma Nacher, Jefe del servicio de Urgencias Pediátricas del Hospital La Milagrosa de Madrid

Te puede interesar:

- Golpes y fracturas en los niños

- Golpes en la cabeza, qué hacer ante un coscorrón

- Golpes en los dientes de los niños

Hacer Familia recomienda: