15 de septiembre de 2015

Los chequeos de salud también son cosa de hombres

  • Los chequeos de salud también son cosa de hombres
THINKSTOCK

Del mismo modo que las mujeres deben realizar pruebas ginecológicas anualmente, los hombres también cuentan con un conjunto de pruebas diagnósticas para valorar posibles problemas de salud que afectan específicamente al género masculino.

Existen enfermedades que sólo se dan en los hombres como laas relacionadas con la próstata, que no suele presentar signos aparentes y la prevención es uno de los mejores tratamientos para su diagnóstico precoz. Los profesionales sanitarios recomiendan a los hombres a partir de los 35 años que acudan a su médico para realizar las revisiones y controles ordinarios como medida de prevención de posibles enfermedades. Sin embargo, no suelen estar tan habituados a realizar estos controles, muchas veces, por desconocimiento.

Las principales pruebas diagnósticas en el hombre

Es importante que las personas puedan acceder a información rigurosa y profesional. He aquí algunas de las principales pruebas diagnósticas específicas de los hombres.

1. Ecografía transrectal prostática

Es una prueba que se realiza con ultrasonidos en lugar de rayos X y se emplea para obtener imágenes de la próstata en tiempo real. Muestra movimientos y la circulación sanguínea del área. Permite diagnosticar patologías como el cáncer de próstata, la hiperplasia benigna de próstata y la prostatitis aguda (inflamación por una infección bacteriana) y prostatitis crónica (dolor y síntomas urinarios permanentes).

Gracias a esta técnica, el médico puede tomar imágenes del interior de la próstata y medir su peso. En caso de que se visualice alguna cosa sospechosa, el médico puede tomar una biopsia para analizar.

Los chequeos de salud que necesitan los hombres

2. Urografía

La finalidad de esta prueba es valorar el estado o diagnosticar posibles trastornos del tracto urinario, es decir, los riñones, los uréteres y la vejiga. Entre las patologías que puede revelar están el cáncer del tracto urinario, piedras en la vejiga o en los riñones y sangre en la orina.

Se pueden utilizar distintas técnicas para tomar imágenes de estas partes del cuerpo, como los rayos X, el TAC o la resonancia magnética (imanes y ondas de radio), por ejemplo.

3. Cistoscopia

Esta prueba persigue visualizar el interior de la vejiga, la uretra y la próstata. Se emplea para diagnosticar la causa de infecciones de vesícula, problemas de las vías urinarias, cáncer o el origen de dolor al orinar. También es útil si se necesita tomar una biopsia o guiar algunos tratamientos.

Para realizarla, se puede emplear una especie de endoscopio, llamado cistoscopio, que puede ser rígido o flexible, por la forma de introducir esta sonda equipada con una pequeña cámara varía.

4. Colonoscopia

La colonoscopia es una exploración que permite la observación directa del colon y ocasionalmente, si es necesario, del intestino delgado distal (ileon). Los expertos recomiendan realizar este tipo de prueba a partir de los 40 años en el caso de los hombres y partir de los 35 si ha tenido antecedentes de pólipos o tumores en la familia. La colonoscopia permite tomar biopsias de estas zonas si fuese necesario.

Marina Berrio
Asesoramiento: Hospital La Milagrosa de Madrid

Te puede interesar:

- 5 pruebas ginecológicas imprescindibles

- Los problemas de salud que afectan más a los hombres

Los peores trastornos de salud para las mujeres

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.