23 de junio de 2020

Lucía Galán: "La Covid-19 en niños es indistinguible de otras enfermedades respiratorias"

Lucía Galán: "La Covid-19 en niños es indistinguible de otras enfermedades respiratorias"
Entrevistamos a la doctora Lucía Galán, Lucía Mi Pediatra - PLANETA - ARCHIVO

La doctora Lucía Galán, más conocida por su blog como Lucía mi pediatra, con más de 700.000 seguidores en redes sociales, sigue pulverizando récords. Premio a la Mejor Divulgadora de España por la Organización Médica Colegial en 2018 y Premio Bitácoras al mejor blog de salud e innovación científica en 2015, acaba de publicar El gran libro de Lucía, mi pediatra (Ed. Planeta), una guía de salud infantil para padres, que a las pocas horas de salir a la venta el 2 de junio ya se había colocado entre los más vendidos en Amazon.

Bajo el subtítulo La guía más completa y actualizada sobre la salud de tu hijo desde el nacimiento hasta la adolescencia vemos en este libro a la Lucía pediatra, su faceta más profesional y científica, y a la que menos acostumbrados nos tiene porque a través de su blog y de su trayectoria editorial hemos conocido a la Lucía madre y no podemos imaginar un libro de Lucía Galán sin emociones ni sentimientos.

La Covid-19 y la vuelta al cole

P. Este es tu sexto libro, y no es como ninguno de los anteriores porque se trata de una Guía, una guía completa sobre la salud de los niños desde el nacimiento a la adolescencia. ¿Por qué has decidido hacer este formato justo en medio de la pandemia por coronavirus?
R. La idea surgió hace muchos años ante la avalancha de información que existe hoy en día y la sensación de padres y madres desinformados que recibo yo cada día en la consulta. Después de publicar la trilogía (Lo mejor de nuestras vidas, Eres una madre maravillosa y El viaje de tu vida), que ha sido un vaciado emocional de todos mis aprendizajes como madre, de todo aquello me hubiera gustado que me contaran antes de ser madre, y que desconocía a pesar de ser pediatra, tuve la necesidad de escribir este libro. La pandemia ha sido una situación excepcional y no planeada. El libro lo empecé a escribir hace ahora un año en un sitio maravilloso de la costa gallega, allí empecé a escribir la primera página, y lo terminé el 1 de enero de 2020 y tenía previsto que se publicara en abril, pero debido a los acontecimientos de la pandemia de coronavirus los lanzamientos editoriales se paralizaron, igual que se paralizó el mundo entero y ahora por fin ha visto la luz. Es una guía que espero sea útil y práctica, que aporte conocimiento científico actualizado y sobre todo tranquilidad a los padres para que no sientan la necesidad de acudir corriendo a Urgencias.

P. Hay una sobreinformación en materia de salud y eso a veces desinforma, ¿crees que ha llegado el momento de alzar la voz y dar a través de este libro una fuente fiable a los padres para que consulten?
R. Ese es el verdadero objetivo de este libro, aportar información fiable, sin medias tintas, poniendo los puntos sobre las ies tanto en los problemas habituales que se van a encontrar los padres y que en ningún caso van a poner en riesgo la salud de sus hijos porque son cosas normales y habituales, pero que son fuente de preocupación y de visitas a urgencias, como en los problemas verdaderamente graves como puede ser un atragantamiento, una maniobra de reanimación cardio-pulmonar, los signos precoces del cáncer infantil, todo lo que debemos saber sobre alimentación en la infancia o aprender a lidiar con unas rabietas en un niño de 2 años y no morir en el intento, así como lidiar con las "rabietas" de los adolescentes que nos encontramos 10 años después.

P. ¿Cuál es el principal miedo que tienen ahora los padres en materia de salud?
R. El miedo es libre y cada padre y madre debe lidiar con sus propios fantasmas personales. He encontrado miedos de todo tipo, desde miedos que se escapan de toda lógica, hasta miedos fundados y comprensibles.

Lo que tienen que tener presente los padres es que podemos proyectar nuestros miedos en nuestros hijos y muchas veces detrás de un miedo infantil existe el miedo en un padre o una madre.

Así, detrás de un miedo infantil como una fobia a los perros, el miedo a las alturas o al agua hay una fobia en los padres que han ido comunicando estas señales a sus hijos. Estos comentarios, que a veces hacemos sin darnos cuenta y ¡nuestros hijos nos están escuchando todo el día!, pueden generar un impacto en ellos a largo plazo. Por este motivo recomiendo que, si algún padre o madre tienen un miedo desmedido porque limita su día a día, se pongan en manos de profesionales porque su hijo/a tendrán muchas posibilidades de "heredar" ese miedo aprendido del comportamiento de sus padres.

P. ¿Cuáles serán los principales problemas de salud en la vuelta al cole?
R. Durante el verano tenemos bastante epidemia de salud, porque el buen tiempo ayuda, vemos bastantes accidentes infantiles, otitis externas, diarreas, quemaduras, pero en cuanto cambia el tiempo y los niños se juntan y entran en las aulas vemos muchas patologías respiratorias: amigdalitis, bronquitis, bronquiolitis, neumonías, otitis medias y resfriados comunes... son las estrellas del invierno.

P. ¿Es posible confundir el coronavirus con otras enfermedades en los niños? ¿Qué deben saber los padres para identificarlo y qué pueden hacer?
R. La Covid-19 en la infancia es una enfermedad prácticamente indistinguible en los primeros días de muchas de las enfermedades respiratorias por las que pasan los niños, incluida la gripe, porque el coronavirus se puede presentar con múltiples síntomas desde un catarro de vías altas sin más, hasta un dolor de garganta, dolor de cabeza y fiebre, un cuadro gastro-intestinal, una tos persistente... estos son síntomas habituales que vemos todos los días. Así que lo que puedo recomendar a los padres en estos momentos, es que si sus hijos se ponen enfermos, ante la duda, que consulten con su pediatra, que es quien mejor conoce a sus niños y a ellos.

P. ¿Cómo crees que debemos prepararnos las familias y en el cole ante un posible rebrote de coronavirus en otoño-invierno?
R. Esto aún está por ver, ¡a ver en qué situación estamos en septiembre! Las familias tienen que estar tranquilas, pero cautas siguiendo siempre las recomendaciones oficiales. Debemos intentar vivir sin miedo porque no ayuda y para los niños es paralizante.

Tenemos que intentar recuperar nuestra normalidad en la medida de lo posible y en caso de que haya rebrote seguir instrucciones.

Lo que no está en nuestra mano no debería ocupar demasiado tiempo en nuestros pensamientos y si llega el momento en que se produce un repunte y en zonas localizadas hay que aislar o incluso hay que confinar, pues habrá que hacerlo por el bien común. Así que vamos a disfrutar de este verano, vamos a seguir las recomendaciones oficiales, vamos a empezar el cole con energía y optimismo, y en octubre hablamos.

P. ¿Qué problemas pueden surgir en los niños pequeños por la obligatoriedad del distanciamiento social (entre ellos, con su profe…), en una etapa en la que necesitan cariño y contacto?
R. El distanciamiento social de los niños más pequeños con su profesor/a ni se va a exigir ni se debe exigir. Es como pedir el distanciamiento social de los pediatras con sus pacientes, no tiene sentido. Yo, todos los días, cojo en brazos a todos los bebés y les acaricio, y les subo a la báscula entre mimos. Y así es como debe ser el cuidado de los pequeños en las escuelas infantiles y en la educación infantil. Los que se deberán proteger serán los profesores y los niños más mayores, con su mascarilla. Por supuesto, hay que insistir en las medidas de higiene, en bajar los ratios de las aulas, pero el derecho a la educación, al juego, al contacto social, y por supuesto, al amor y a los cuidados, son derechos fundamentales de los niños que nunca deben desaparecer.

P. ¿Entre los motivos más frecuentes de consulta en Pediatría cuáles destacarías?
R. Depende de la edad de consulta de los niños: si los padres vienen con un bebé recién nacido, todo lo referente al sueño les preocupa mucho. Insistimos en las medidas de prevención de la muerte súbita del lactante, es algo que todos los padres deben conocer, que todos los niños deben dormir boca arriba, nunca de lado o boca abajo, en un colchón firme, sin peluches, ni cojines, ni trapitos que puedan obstruir la vía aérea, por supuesto alejados de un ambiente con humo ni en su habitación ni en la casa donde viva el niño y evitando el exceso de abrigo. Les preocupa también todo lo referente a la alimentación y ganancia de peso. A medida que van creciendo empiezan a ponerse malitos y preocupan las enfermedades, que suelen ser leves o moderadas, pero que requieren de atención y de empatía, y los padres necesitan esa información para ganar en tranquilidad. Ya en la adolescencia a los padres les preocupa ese distanciamiento, ese cambio de carácter y eso produce bastantes consultas.

P. ¿Por qué entre las enfermedades más comunes la varicela está en el primer lugar en las búsquedas en Internet si existe vacuna?
R. Entre las enfermedades frecuentes de la infancia, ahora vemos pocas varicelas gracias a la vacunación, pero lo primero que buscan los padres en la red en cuanto salen manchitas en la piel es la varicela. Había que incluirla y los padres necesitan saber qué es una varicela para distinguirla de otras enfermedades que cursan con exantemas o manchas en la piel.

P. Dices que la prevención salva vidas, ¿qué recomendaciones darías a los padres para prevenir accidentes infantiles?
R. La inmensa mayoría de los accidentes infantiles son prevenibles. Actualmente, es una de las primeras causas de mortalidad infantil en niños mayores de 5 años. Es necesario que los padres estén bien informados y eviten los riesgos que ponen en peligro la vida de sus hijos. Desgraciadamente, tenemos que lamentar varias decenas de muertes por ahogamiento cada verano, traumatismos craneoencefálicos, ¿qué hacer cuándo nuestro hijo se cae?... Respecto a los atragantamientos es fundamental que los padres sepan hacer las maniobras de desobstrucción de la vida aérea, que pueden salvar una vida en cuestión segundos. También es importante informar a las familias que no pueden dar a los niños por debajo de los 5 años frutos secos o uvas enteras ni en trocitos, ni caramelos duros, ni de comer en el parque mientras están jugando por riesgo de atragantamiento... Y ahora en verano, que se multiplican los viajes en coche, es necesario hablar de la seguridad infantil en el vehículo: a contramarcha hasta los 4 años ya que la evidencia científica es contundente.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- ¿Qué mascarilla necesito? Tutorial de uso frente al coronavirus

- Los accidentes infantiles más comunes por cada edad del niño

- Petequias, manchas rojas en la piel

Mi bebé se ha tragado algo, ¿qué hago?

Accidentes infantiles: atragantamientos

- Coronavirus y embarazo: resolvemos todas tus dudas

- 5 trucos para desinfectar la ropa que vuelve a casa

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.