12 de abril de 2020

Cómo evitar confundir el coronavirus con otras afecciones respiratorias

Cómo evitar confundir el coronavirus con otras afecciones respiratorias
Los síntomas del asma pueden ser confundidos con los del coronavirus. Aprende cómo diferenciarlos. - ISTOCK

El coronavirus ha hecho que las alarmas en casa se enciendan. Cualquier síntoma de otras afecciones puede despertar las preocupaciones en el seno familiar Por ello, es importante saber cómo diferenciar al Covid-19 de otros problemas de salud similares como alergias respiratorias o asma, y poner en marcha el tratamiento efectivo durante el confinamiento.

Hay que tener en cuenta que los síntomas de una infección, o alergia, respiratoria son similares a los del coronavirus. Por ello, desde el Hospital Sant Joan de Déu en Barcelona recomiendan observar desde el inicio todos las señales apreciadas en los hijos y transmitirlas a un profesional de la salud para que ayude a diferenciar si efectivamente estamos ante un caso de coronavirus o ante otra situación que requerirá otras medidas.

Síntomas del coronavirus

Los profesionales del Hospital Sant Joan de Déu advierten que los principales síntomas del coronavirus son fiebre (88,7-91,7% de los pacientes), tos seca (67,8-75%), dolor de garganta, dolor muscular y cansancio (75%) así como dificultad para respirar, a veces acompañada de sensación de opresión torácica. Las alteraciones gastrointestinales, aunque no son tan frecuentes, también pueden aparecer.

Si atendemos a los síntomas respiratorios, ocasionados por patología alérgica, no aparece fiebre, dolor de garganta ni muscular, ni síntomas gastrointestinales y predominan el goteo nasal acuoso y el picor de nariz típico de la enfermedad alérgica. ¿Y qué sucede en el caso de los asmáticos? Los especialistas señalan que las vías respiratorias de estas personas son más susceptibles de cualquier infección, en especial de las víricas.

Este tipo de infecciones se caracteriza por una mayor inflamación bronquial en la persona asmática que en las que no han desarrollado este problema de salud, induciendo hiperreactividad bronquial y mayor riesgo de crisis. Por ello, estos niños, deben cumplir de forma correcta con el tratamiento preventivo pautado por el pediatra alergólogo para evitar el riesgo de complicaciones: quedarse en casa, lavarse las manos con frecuencia y cumplir de forma correcta con el tratamiento de mantenimiento que haya pautado el pediatra alergólogo.

Vacunas para la alergia

En el caso de que los hijos lleven tiempo administrándose la vacuna para la alergia, no debe acudir a ponerse la dosis que le toca hasta que finalice el estado de alarma. Una vez todo vuelva a la normalidad, se deberá solicitar fecha de visita en su centro de atención primaria y allí le continuarán administrando las dosis.

Hay que recordar que las vacunas no pierden efecto debido a un retraso en la dosis, aunque es posible que según el tipo de vacuna que lleva el niño o niña y las semanas transcurridas tras la última dosis administrada sea necesario hacer ajuste de dosis. Si el niño se encuentra al inicio del tratamiento de inmunoterapia subcutánea con alérgenos, se recomienda retrasar los inicios hasta que la situación asistencial lo permita, con el objeto de evitar visitas a los centros hospitalarios y de atención primaria.

Damián Montero

Te puede interesar:

- 30 días sin clase por el coronavirus, ¿qué hacemos en casa con los niños?

- Alarma sanitaria, ¿qué deben saber los padres sobre el coronavirus? Los pediatras hablan

- Entrevista a la psicóloga Mercedes Bermejo: "Los niños no son adultos en miniatura, hay que adaptar la información"

- Cómo explicamos... el coronavirus a los niños

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.