Estrés en Navidad, ¡que no te amarguen las fiestas!

Estrés en Navidad, ¡que no te amarguen las fiestas!
22 de diciembre de 2018 ISTOCK

Compras en establecimientos atestados de personas, visitas a familiares, atención a los más pequeños durante sus vacaciones, una carrera a contrarreloj. Estas son sólo algunas de las actividades que marcan las navidades de muchas personas. ¿El resultado? Lejos de adaptarse a la idílica imagen de felicidad que caracteriza a estas fechas, el estrés es resultado final.

Aprender a manejar estas situaciones y, por tanto, sobrellevar el estrés es una gran opción a la hora de adentrarse en la Navidad. De esta forma no sólo se disfrutará de la familia y de todo lo que puede ofrecer, sino que se podrá mantener bien alejados a todos los efectos negativos derivados de esta situación y se podrá asegurar un estado óptimo de salud.

Prevención del estrés

Desde la Fundación Española del Corazón se dan los siguientes consejos para prevenir el estrés durante estas fechas:

- Dormir las horas necesarias. Todo cuerpo necesita descansar para poder funcionar correctamente.

- Comer de forma equilibrada. Las personas deben atender las necesidades alimenticias y de energía de sus cuerpos con una dieta saludable. En nuestro apartado de nutrición encontrarás recetas cardiosaludables ricas y muy fáciles de preparar.

- Hacer una lista de las cosas que por hacer. Hay que aprender a establecer prioridades, así, si no alcanzas a hacerlas todas, no te quedarán pendientes las más importantes.

- Compartir las responsabilidades. Busca ayuda. Si hay muchas cosas por hacer, pedir a otros que echen una mano es la mejor opción. La carga será mucho más fácil de llevar.

- Atender a las señales de tu cuerpo. Si la persona está cansada, tomarse un descanso, no hay que esperar a que no poder hacerlo.

- Practicar ejercicio. La actividad física permite combatir el estrés y sentirse mucho mejor. Caminar a diario o probar con algún ejercicio aeróbico es una gran opción.

- Realizar algún tipo de ejercicio de relajación ayudará mucho más a controlar la tensión de estas fechas.

- No intentar llegar a todos los compromisos. Hay muchos más días en donde las reuniones con amigos y seres queridos y pasar un buen momento con ellos. De las prisas solo queda el cansancio.

- Controlar los gastos. Comprar de acuerdo al presupuesto disponible. En épocas difíciles hay que ser consecuentes con la realidad. Para qué endeudarse por comprar cosas que no son realmente indispensables y después tener que preocuparte por pagar las facturas.

- Evitar las discusiones familiares. Intenta mantener un clima cordial y deja fuera de casa las peleas. Disfrutar con los seres queridos. Al fin y al cabo, las fiestas son para pasarlo bien.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Establece prioridades: cómo olvidarte del estrés

- El dinero, educar en valores

La comunicación en la familia

Vacaciones sin conflictos en familia