7 de noviembre de 2020

Regresiones infantiles, ¿y si el niño revierte su desarrollo?

Regresiones infantiles, ¿y si el niño revierte su desarrollo?
Las regresiones infantiles pueden alterar el correcto desarrollo de los niños. - ISTOCK

El desarrollo de los niños es un camino más o menos común y en un único sentido: hacia delante. Sin embargo, en algunas ocasiones, esta hoja de ruta puede revertirse y ver los efectos contrarios: una senda a la inversa en la que parece que todo lo avanzado se ha perdido. ¿Qué hacer en estos casos? Lo cierto es que el pequeño esté experimentando una regresión.

Tal y como explican desde Auca el desarrollo de un niño no tiene por qué avanzar en sentido lineal. Hay que recordar que se trata de un proceso complejo en donde es imposible predecir su trayectoria. De esta forma hay que saber que este fenómeno supone que los hijos comienzan a demostrar un comportamiento que no se adecúa a su edad, sino a la de edades más tempranas.

Comportamientos propios de las regresiones

Habitualmente los niños que desarrollan una regresión infantil dejan de realizar una capacidad que ya habían adquirida y es propia de su edad. Algunas de estas conductas son hablar como un bebé, pedir chupetes o comenzar a hacerse pis encima. Los padres no deben reaccionar a través del regaño, sino entender la causa de esta situación, a menudo la búsqueda de más atención.

La llegada de un nuevo hermano, comienzo en el nuevo colegio o algún evento que haya supuesto un gran cambio en su día a día. En la mayoría de las ocasiones se trata de situaciones normales con las que el niño tendrá que enfrentarse tarde o temprano y no saben cómo hacerlo ya que nunca antes se han visto en un contexto similar. Por ello optan por la conducta infantil.

Cómo reaccionar ante la regresión

Tras reconocer el motivo que provoca la causa de la regresión infantil es el momento de comenzar a resolverlo, teniendo en cuenta el resultado:

- No responder con frases negativas intentando avergonzar al niño o niña por su comportamiento.

- La regresión infantil en su mayoría de veces se da por una falta de atención por parte de padres y madres, por lo que siempre es conveniente pasar más tiempo con los hijos e hijas y jugar con ellos.

- Corregirle, pero no imitarle.

- Reflexionar acerca de si el entorno del niño o niña propicia la regresión: puede ser que algún familiar interactúe de manera incorrecta con ellos y favorezca esta situación.

- No enfadarse, en ese caso un tratamiento amable favorece la desaparición de la regresión infantil.

Damián Montero

Te puede interesar:

- El poder del NO de los padres: de 0 a 2 años

- Ideas para que los niños se porten igual de bien en el cole y en casa

- El valor del esfuerzo, cómo motivar a los niños

- La escucha activa: ¿qué significa el gesto de ponerse a la altura de los niños?

Contador

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.