9 de julio de 2012

La importancia de la buena autoestima infantil

La importancia de la buena autoestima infantil
HACER FAMILIA

La autoestima infantil es algo que va a ir creciendo según la imagen que los demás den a los niños sobre ellos mismos. Así, a lo largo de la vida y al llegar a la edad adulta, habrá personas con una autoestima alta y saludable y otros que se sentirán inferiores por haber generado una autoestima pobre.

 Es en las primeras etapas de infancia y niñez donde  algo tan sencillo y natural como la autoestima juega un papel fundamental.

El papel de los padres en la autoestima infantil

A los niños hay que manifestarles con frecuencia que confiamos en ellos. Una de las tareas de los padres respecto de la familia es cuidar a sus hijos alimentando el sentimiento de confianza en sus propias capacidades, destacando sus éxitos más que sus fallos.

Tal y como describe Nathaniel Branden, psicoterapeuta canadiense en su obra Seis pilares de la autoestima, “la autoestima proyecta el nivel de placer que experimenta una persona por el solo hecho de estar viva, en la expresión de su rostro, en su modo de hablar y en su lenguaje corporal”. La felicidad de un niño se verá reflejada en sus actos según su grado de autoestima, y ésta depende del trato que reciban de sus seres más cercanos, es decir, de sus padres.

Claves para alimentar la autoestima de los niños

El psicólogo, escritor y psicopedagogo Bernabé Tierno apunta una serie de técnicas para enseñar a los niños a creer en sí mismos:

1.   El sentimiento de confianza en las propias capacidades. Es una condición indispensable para activar la autoestima y que los niños tengan confianza en que pueden hacer las cosas por ellos mismos.

2.   Educar a los niños a que empleen esfuerzo en conseguir pequeños éxitos. Con esto se consigue que los niños sientan coraje y valentía para enfrentarse a problemas más graves. Cuantos más éxitos consigan, más competentes se sentirán.

3.   Centrar la atención en sus logros y esfuerzos. No destacar las limitaciones o los fracasos es fundamental para que puedan convencerse, ante una tarea difícil, que pueden conseguirlo con esfuerzo y constancia.

4.   Hacer que se sientan responsables de sus actos diciéndoles con frecuencia: “puedes lograrlo y confío en ti”.

5.   Asignarles tareas adaptadas a sus capacidades. Evitar que los niños se agoten física y mentalmente enseñándoles a ser organizados y previsores.

Los efectos del bullying en los niños

Una de las principales causas que merma la autoestima de los niños y que se desarrolla en el ámbito escolar es el fenómeno conocido como bullying o acoso escolar. Se trata de un comportamiento agresivo que ocasiona en la víctima un sentimiento de miedo e indefensión. Se materializa por medio de insultos, amenazas o aislando al niño del resto del grupo. Según el coach educacional Josep de la Torre, “los niños que se dedican a fastidiar a los demás tienen un gran complejo de inferioridad y están frustrados por ello. Como se sienten inferiores a los demás, en vez de crecer emocionalmente para ponerse al nivel de los otros, tiran de los otros hacia abajo para ponerlos a su mismo nivel”.

Son muchos los efectos negativos que estos comportamientos causan en los niños que son víctimas de los mismos:

- Aspecto triste y deprimido.
- Fracaso escolar e inasistencia a las clases.
- Dificultad para conciliar el sueño.
- Dolores de cabeza, náuseas y llantos constantes.

Para la psicóloga Alicia Banderas,  los niños que tienen problemas de autoestima no suelen hablar de sí mismos o hablan mal, y suelen atribuirse su éxito a factores externos y el fracaso a valores internos. Según Banderas, “la clave es encontrar el equilibrio entre los refuerzos positivos sinceros, al tiempo que se les ponen límites, se les dice no y se les felicita por sus buenas acciones”.