5 de julio de 2019

La necesidad de cambiar la mentalidad con la que vamos de vacaciones

La necesidad de cambiar la mentalidad con la que vamos de vacaciones
Cambiar la mentalidad con la que nos vamos de vacacionesISTOCK - ARCHIVO

Tenemos un extenso periodo vacacional por delante. Y si no encontramos momentos y temporadas para recuperar el espacio perdido puede ocurrirnos que vayamos dejando por el camino esa alegría, esas ganas de vivir y la capacidad de ilusionar a los de alrededor.

No podemos consentir que la rutina de cada día, las carreras de las mañanas, los desayunos sin terminar, los atascos, la oficina, la cesta de la compra, las lavadoras, las tutorías, los deberes, las extraescolares, los exámenes, las reuniones, los festivales, los partidos del fin de semana, mantener la casa medianamente ordenada y habitable... se apoderen de nuestra vida.

Lo más importante es el patrimonio vital, es decir, aquellas vivencias que desde niño quedan grabadas en los hijos y que no les abandonarán a lo largo de su vida: recuerdos, experiencias, correcciones, momentos relevantes, alegría compartida, exigencias razonables, respeto por los valores, ratos de conversación profunda e íntima..., en definitiva el estilo de vida singular de cada uno de sus padres. Aquí resulta esencial pasar de "mi" tiempo a "nuestro" tiempo. Pues lo más importante que les queda a los miembros de la familia es precisamente el tiempo compartido entre ellos.

Articulo relacionado:
- Vacaciones de ensueño para toda la familia

Cambia la mentalidad con la que sales de vacaciones

Podemos caer con gran facilidad en el error de vivir en lo que Steve Covey en su libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva llama "vivir en el cuadrante 1 y 3". Ocupándonos sólo de tareas urgentes, unas más importantes y otras menos, incluso algunas sin ninguna importancia. Si funcionamos así nos ocurren varias cosas, entre las que está vivir permanentemente estresados y no dedicar el tiempo necesario a las tareas importantes, que son las que realmente nos harán alcanzar nuestra meta final.

Durante este verano podría ser una buena idea recolocar las piedras grandes en la relación con nuestros hijos. ¿Conocéis el símil de Covey para explicar cómo debemos priorizar las metas, los objetivos y hasta las pequeñas tareas? Explica que si quieres llenar un jarrón coloca primero las piedras grandes, entre los huecos que estas dejen se podrán colocar las piedras más pequeñas; aún después tendrás espacio para la arena e incluso para algo de agua. Esas piedras grandes son las cosas más importantes de nuestra vida, y la educación de nuestros niños seguro que queremos situarla entre ellas.

Están en un momento en el que ya no requieren nuestra ayuda constante para todo como cuando eran muy pequeños, pero todavía no nos presentan situaciones demasiado peliagudas como lo harán en la adolescencia. Precisamente por eso es ahora cuando podemos abrir caminos de comunicación con ellos, es un momento más que adecuado para unirnos con alguna afición común, debemos acumular buenos recuerdos y crear esa complicidad que luego será fuente de seguridad cuando el suelo comience a temblar bajo sus pies.

Tener conversaciones tranquilas sobre el amor, la vida, la familia... escucharles para conocerles mejor, compartir sus ilusiones, temores y alegrías. Reírnos, pasear, descubrir, disfrutar de estar juntos descubriendo lugares nuevos del sitio donde siempre hemos veraneado, construir, explorar, sorprender cada día a alguien de la familia... en definitiva descansar llenando los depósitos para no volver a suspender el curso próximo, al menos en las mismas materias.

Principios para mejorar la autoestima en la familia

El profesor Polaino propone el siguiente consejo: "tener iniciativa, inquietudes y buen humor, especialmente con el cónyuge". Estos tres factores son útiles para la autoestima familiar.

En España el buen humor no suele escasear. Pero la rutina es un enemigo en las relaciones conyugales y con los hijos. El punto clave es que haya creatividad e iniciativa en la vida de pareja y eso se contagiará a toda la familia. Las mejores horas deben ser para compartir con el esposo o esposa. Ser papá o mamá no debe hacernos olvidar que somos "tú y yo, cariño, nosotros".

Creatividad e iniciativa protegen a la pareja de la rutina. Cuando hay rutina, es fácil que uno de los dos busque la "magia" añorada fuera, en otras relaciones. Por el contrario, si la pareja va bien, los hijos aprenden su "educación sentimental" simplemente viendo cómo se tratan papá y mamá, viendo que se admiran, se halagan, se alaban, son cómplices. "Cuando sea mayor trataré a mi mujer como papá a mamá", piensan los niños entusiasmados. Eso les da autoestima". Y yo añado, y se ponen en nuestro bando.

Invierte emocionalmente en tu familia

La infancia de nuestros hijos es un tiempo irrepetible para ellos y para nosotros. No se trata de llenar nuestro tiempo de actividades, sino de momentos compartidos. El problema de muchas familias es que viven pero no conviven.

No improvisemos las vacaciones. Es cierto que tenemos muchas tareas pendientes, pero pocas son las realmente importantes. Si las descubrimos y les dedicamos el tiempo que necesitan durante estas semanas, el beneficio que obtendremos como familia y cada uno de nosotros para su desarrollo como persona nos impresionará.

Se cumplirá una vez más la ley de Pareto, sólo un 20% de lo que hacemos es la causa del 80% del beneficio que obtenemos. Unas vacaciones bien aprovechadas (menos del 20% del tiempo total del año) producirán el 80% de mejora en nuestra autoestima familiar, nuestra relación matrimonial, la comunicación con nuestros hijos y en muchos aspectos más de nuestra vida familiar.

5 ideas para aprovechar las vacaciones en familia

1. Fomentar las tertulias, especialmente las que se inician en las comidas y se prolongan después de comer.

2. Limitar el uso de las pantallas, que, además de quitar tiempo de juegos, suprime el diálogo en las familias. Aun siendo un recurso cómodo para controlar a los niños, es conveniente restringir su uso.

3. Crear un clima de confianza en el que se pueda hablar de todo.

4. Dedicar unos minutos en exclusiva a cada hijo a diario, en los que los miremos con atención, sin hacer otra cosa que contemplarlos. Un momento estupendo es por la noche al acostarlos. Los hace sentirse importantes, queridos en una palabra.

5. Organizar planes divertidos en familia, como mínimo uno a la semana durante este periodo estival.

María Jesús Sancho. Psicóloga

Te puede interesar:

- La depresión de la tumbona, ¿sabes desconectar del trabajo?

- De vacaciones en un lugar único

- ¿Cuánto tiempo pasan las familias con sus hijos?

- Vacaciones de ensueño para toda la familia

- Vacaciones con V de vitaminas para tu familia

- 10 consejos para desconectar en vacaciones