18 de noviembre de 2016

Turismo naranja: más allá del viaje cultural

  • Turismo naranja: más allá del viaje cultural
ISTOCK
- ISTOCK

El turista busca nuevas formas de viajar, adaptarse y experimentar. Dentro de esta nueva linea de búsqueda de nuevas experiencias en los viajes, que pretenden ser y estar, más que visitar, ha surgido el nuevo turismo naranja, un modelo de participación en la vida local donde el objetivo es conectar y sentirse integrado en la cultura que se visita.

El fenómeno bautizado como turismo naranja es una nueva versión del turismo de colores. Así el turismo verde hace referencia a los viajes relacionados con la naturaleza y la ecología, el turismo azul a los deportes náuticos, el turismo blanco abarca todos viajes relacionados con el esquí y los deportes de invierno y el rosa está vinculado a la comunidad LGTB.

El turismo naranja va más allá del viaje cultural, porque consiste en sumergirse y vivir en primera persona los avatares de la cultura que se visita. Precisamente, Crispin Raymond y Greg Richards han definido este tipo de turismo como el que "ofrece a los visitantes la oportunidad de desarrollar su potencial creativo a través de la participación activa en cursos y experiencias de aprendizaje del destino de vacaciones donde se desarrollan".

Artículo relacionado:
- Viajes en avión: qué no meter en la maleta

Propuestas del turismo naranja

El turismo naranja propone qué experiencias no se debe perder un visitante para lograr conectar con los habitantes de ese lugar y sentirse integrado dentro de la cultura local. Soplar piezas de cristal veneciano si visitas Italia, aprender a elaborar croissants en la capital francesa, controlar áspides con un faquir hindú en la India o salir a pescar en Portugal son sólo algunos ejemplos de las actividades que demandan los turistas naranjas.

Principales ventajas del turismo naranja

1.  Diversificación de la oferta turística de un destino e incluso la posibilidad de abrirse a un turismo de calidad, optimizando los recursos materiales e inmateriales existentes (tradiciones, artesanía, potenciación de los artistas locales, etc.).

2.  Ampliación de intereses culturales. El interés de los turistas naranjas y creativos por la cultura, en general, y la de su destino, en particular, va más allá de las visitas a los sitios turísticos. Desean "experimentarla" y conocer la manera en que lo hacen sus habitantes.

3.  Atemporalidad. El turismo naranja no tiene estaciones ni preferencias de climas, permite a muchos destinos desarrollar su actividad turística durante todo el año, sin depender del buen tiempo.

4.  Combinación de diferentes modalidades. El turismo naranja se mezcla perfectamente con otros segmentos turísticos como el turismo gastronómico, el idiomático, el enoturismo, el slow tourism... En definitiva, se trata de una modalidad en plena expansión que reúne cada día a más seguidores.

Los millenials, los más interesados en el turismo naranja

Los millenials y el turismo naranja

Los millenials son los usuarios que más demandan esta manera de conocer nuevos lugares, en concreto un 47% de ellos piensa que en diez años querrá tener experiencias culinarias y culturales, y 1 de cada 3 apuesta por conocer los grandes destinos turísticos del mundo, según un estudio internacional sobre hábitos de viaje realizado por OpinionWay. Además, esta generación busca viajes únicos en destinos que aún no han sido descubiertos por el turismo de masas.

Para Carlos Martínez, CEO de IMF International Business School, "en el sector turístico actual se necesitan profesionales exigentes y formados, ya que los turistas están cada vez más preparados, quieren conocen otros destinos y comparan no sólo el precio sino las experiencias. Se están produciendo muchos cambios, una evolución que demanda profesionales que dominen las nuevas tecnologías y que estén dispuestos a seguir avanzando e innovando a la vez que lo hace el sector".

El gran momento del turismo español

El turismo español vive un momento dulce gracias al optimismo de las cifras. Así, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), España ha recibido más de 60 millones de turistas en los nueve primeros meses del año, un 10,1% más que en el mismo periodo de 2015. El sector en España se encamina a conseguir un nuevo récord por encima de los 70 millones de turistas en 2016. No hay ninguna duda de que el sector está adaptándose a las nuevas demandas del turista actual, que ya no busca un destino sino vivir experiencias únicas y auténticas durante sus vacaciones.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: Carlos Martínez, CEO de IMF International Business School y Rafael Mesa, Encargado de Desarrollo Sectorial de Turismo de IMF.

Te puede interesar:

- Viajes culturales con niños, cómo hacerles atractivo este turismo

Viajes en familia: 10 lugares para visitar en Europa

- Las 10 mejores estaciones de esquí para familias

- Viaja a Portugal con niños y en familia