Yogur, el distintivo de una dieta y un estilo de vida saludable

Yogur, el distintivo de una dieta y un estilo de vida saludable
21 de junio de 2018 ISTOCK

¿Sabías que el consumo de yogur está asociado a una dieta sana, al control del peso corporal, a un menor riesgo de desarrollar diabetes y a un estilo de vida más activo? Estos son algunos de los beneficios más importantes que el consumo regular de yogur puede aportar a tu salud.

El yogur es uno de los alimentos más sanos que existen, no solo para los niños en edad de crecimiento, sino también para los adultos, porque aporta una gran cantidad de nutrientes, es muy rico en calcio y posee excelentes cualidades gastrointestinales.

Pero además, recientes investigaciones realizadas en Norteamérica, Sudamérica y Europa demuestran que el consumo de yogur está considerado como un distintivo de una dieta y un estilo de vida saludable. Y es que el yogur aporta muchos beneficios nutricionales a las personas que lo consumen. Así, por ejemplo, los consumidores de yogur ingieren más cantidad de nutrientes esenciales, como minerales (calcio, potasio, magnesio, zinc), vitaminas (B2, B12, D) y proteínas, y también una menor cantidad de grasas, tanto totales como saturadas.

Por otra parte, la dieta de los consumidores de yogur es más sana. Concretamente, los niños que consumen frecuentemente yogur incluyen más fruta, cereales integrales y leche, que los niños que lo consumen con escasa frecuencia, lo que indica un mayor grado de cumplimiento de las directrices de una alimentación sana.

Y en cuanto a los hábitos alimenticios, los consumidores de yogur suelen comer menos carne, patatas fritas y alimentos fritos, carnes procesadas y rojas, pizzas, aperitivos, refrescos o alcohol, que los que apenas consumen yogur.

El yogur ayuda a controlar el peso y la diabetes

Una de las consecuencias de que el consumo de yogur esté asociado a una dieta de mayor calidad, es que ayuda mantener el peso ideal. Un estudio de la Universidad de Virginia (EE UU) puso de manifiesto que el consumo regular de yogur estaba asociado con un menor aumento de peso a lo largo del tiempo, lo que se traduce en un mejor Índice de Masa Corporal. Concretamente, las personas que toma un yogur al día, es decir, 7 a la semana, tienen como mínimo un 20% menos de riesgo de sufrir sobrepeso u obesidad.

Otro efecto beneficioso del consumo de yogur es el relacionado con la prevención de la diabetes de tipo 2. Según el estudio, las personas que comen tres raciones o más de yogur a la semana presentan una reducción del 17% en el riesgo de diabetes tipo 2. Además, y sirva como truco, la sustitución de una ración de aperitivos poco saludables por una ración de yogur al día también está asociada a una menor incidencia de la diabetes tipo 2.

Por último, pero no menos importante, el consumo de yogur también se asocia a un estilo de vida más activo. Los adultos que consumen yogur diariamente tienen hasta un 40% más de probabilidades de hacer ejercicio, dos horas o más a la semana, y un 30% menos de probabilidades de fumar que quienes no consumen yogur. Además, entre los que consumen yogur cuatro veces o más por semana el más alto el conocimiento entre la relación entre la alimentación y la salud.

El yogur para niños y adolescentes

El yogur natural es un alimento probiótico esencial con alrededor de 100 millones de bacterias y numerosas propiedades para nuestro organismo, entre las que destaca que ayuda a mantener la buena salud digestiva y estimula el sistema inmunitario. Todos estos beneficios, unidos a que la inclusión del yogur en la dieta de los niños es una excelente manera de reforzar el aporte de algunos nutrientes esenciales, en particular de calcio, magnesio, yodo y riboflavina, hacen que resulte imprescindible en la dieta infantil.

No obstante, los resultados de un estudio realizado en el Reino Unido apuntan que los niños pequeños toman más yogur que los adolescentes. Entre los que más yogur consumen se nota que los niveles de nutrientes como calcio, yodo y riboflavina, vitamina A, zinc, vitamina B12 y vitamina D son más elevados.

El consumo de yogur también introduce cambios en la alimentación de los más jóvenes. Así el estudio reveló que los niños entre los 4 y los 10 años que eran consumidores habituales de yogur, tomaban menos grasa, carne procesada, pasteles y bollos, y en cambio, más pescado, galletas y cereales ricos en fibra en el desayuno. Entre los 11 y los 18 años, el consumo más intenso de yogur se asoció a dietas que contenían menos carne procesada y pan blanco así como más pan y cereales ricos en fibra, pescado, frutas y vegetales.

¿Qué contiene un yogur?

La recomendación de tomar un yogur al día está cada vez más extendida. ¿Por qué? ¿Qué aporta la incorporación de este alimento a nuestra dieta? A parte de Lactobacillus y Streptooos, contiene proteínas de alto valor biológico como un 80% de caseína, que facilita la digestión, una importante cantidad de calcio (100 g yogur entero contiene 123 mg), esencial para el crecimiento en los niños, el mantenimiento y la reproducción del cuerpo humano, y el fortalecimiento de los huesos y los dientes, manteniéndolos, fuertes y sanos.

Si es desnatado no contiene grasa y de los 3,9 gramos de azúcares que contiene por cada 100 gramos de yogur, el principal es la lactosa, azúcar naturalmente presente en el yogur, que durante la fermentación del yogur se transforma en ácido láctico y esta acidez favorece el desarrollo de flora intestinal y ayuda a controlar la aparición de numerosas enfermedades intestinales como indigestiones, flatulencias, diarreas, etc.

Además destaca por la vitamina B2 (riboflavina) que no abunda en ningún alimento y la falta de esta vitamina produce indigestión y falta de hambre, y por su contenido en vitamina D (calciferol) que favorece la absorción del calcio y del fósforo en los huesos.

Por todas estas ventajas, ¡que no te falte un yogur al día!

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

Probióticos y prebióticos en la dieta para una buena nutrición

Los niños necesitan más calcio y vitamina D

- Las claves de una dieta saludable

- 10 falsos mitos de la alimentación