30 de diciembre de 2016

Roscón de Reyes: una larga tradición de Navidad

  • Roscón de Reyes: una larga tradición de Navidad
ISTOCK

La historia del Roscón de Reyes tiene una larga tradición. Cuentan algunos historiadores que ya desde la Edad Media, y principalmente en Francia, se comenzó a conmemorar la adoración de los Reyes Magos, cristianizando la costumbre pagana de elegir un "rey de las fiestas" en estas fechas.

Con un acto inspirado en el Eclesiastés, se reunían a lo largo de la noche familiares y amigos cercanos en torno a una rosca de pan dulce, en la que se solía esconder una haba, como símbolo del cuerpo de Jesús que con sus padres fue a Egipto, huyendo de la persecución de Herodes.

Roscón de Reyes: un pastel con sorpresa escondida

De ahí procede, exactamente el Roscón de Reyes que ha llegado a nuestros tiempos con ciertas modificaciones. Hoy, como todos sabemos, ya no se suele esconder una haba sino una figurita o pequeño juguete.

La costumbre del pastel de Reyes llegó a nuestro país a través de los soldados repatriados de Flandes. Alcanzó su máxima popularidad durante el reinado de Felipe V.

Por lo general, el Roscón de Reyes tal y como lo conocemos hoy en día, se suele adornar por encima con azúcar y tiras de fruta escarchada. Algunos roscones, además, pueden ir rellenos de nata, chocolate o cabello de ángel.

Una vez preparado el Roscón de Reyes lo usual es partir el pastel en partes iguales. De este modo, la persona, grande o pequeña favorecida con la figurita se le considera como "el rey de la fiesta".

La receta del Roscón de Reyes

Receta Roscón de Reyes

Ingredientes para 6 personas

1/2 Kg. de harina
Frutas escarchadas
40 gr. de levadura de panadería
100 gr. de azúcar
150 cc. de leche entera
1 copita de ron añejo
3 huevos
1 copita de agua de azahar
120 gr. de mantequilla
Ralladuras de naranja y limón
10 gr. de sal.
1 sorpresa resistente al calor

Preparación del Roscón de Reyes

- Amasar la mitad de la harina con la levadura y 100 cc. de leche tibia, hacer una bola y unos cortes en su parte superior. Tapar con un paño y dejar reposar alrededor de 90 minutos en lugar cálido y sin corrientes.

- Batir los huevos con la mantequilla derretida incorporando, poco a poco, la sal, el azúcar, el ron, el resto de la leche, el agua de azahar, las ralladuras de frutas y la harina restante. Amasar el resultado durante unos cuantos minutos.

- Añadir la masa en reposo y trabajar todo enérgicamente hasta conseguir una masa fina y elástica. Cuando tengamos la masa preparada dejarla reposar durante 3 horas.

- Engrasar una bandeja de horno. Después, proceder a amasar ligeramente de nuevo la masa para darle la forma de corona: primero haciendo un rollo y luego juntando las puntas.

- Cuando esté lista, dejar reposar otras dos horas más hasta que suba la masa.

- Pasado este tiempo, pintar con huevo batido y adornar con las frutas escarchadas.

Y, por supuesto, esconder la sorpresa en el interior del dulce. Al finalizar todas estas operaciones sólo quedará introducir el bollo en el horno (precalentado) y dejarlo allí durante unos cuarenta minutos a temperatura media. En caso de que dore muy rápidamente, cubrirlo con una hoja de aluminio hasta que termine la cocción. Un postre ideal para cualquier celebración navideña.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- El menú navideño: una trdición de generación en generación

- Celebraciones navideñas: cómo pasarse sin sentirse culpable

- 6 cucharadas de azúcar, el límite para los niños

- El chocolate, beneficios para la salud y el cerebro