2 de septiembre de 2015

Tabla de introducción de alimentos en el bebé

  • Tabla de introducción de alimentos en el bebé
THINKSTOCK

La alimentación del bebé a lo largo de su primer año de vida es muy especial. Consta de diferentes etapas, que se relacionan con su edad y con los alimentos que debe ir probando y tolerando en cada una de ellas. Esta manera pausada y pautada de introducir los alimentos en la dieta del bebé es la forma de prevenir alergias o intolerancias.

Guía de introducción de alimentos para el bebé

Hasta los 6 meses el bebé tiene suficiente con la leche materna o artificial. A partir de entonces, sólo la leche será insuficiente y el bebé tiene que empezar con la alimentación complementaria. Seguir las recomendaciones de la OMS y de los expertos en Nutrición de la AEP (Asociación Española de Pediatría) asegura una buena adaptación del bebé a la alimentación adulta. 

El hecho de que el inicio de la alimentación complementaria sea entre los 4 y 6 meses, nunca antes ni después, es una cuestión de necesidades y preparación del bebé. El recién nacido y el bebé de 4 meses no está preparado para digerir alimentos y su desarrollo psicomotor impide determinadas funciones necesarias para alimentarse con sólidos.  En esta Guía para la alimentación Infantil podrás encontrar de manera gráfica cómo completar el período de lactancia del bebé desde los 4 meses hasta su primer año, siguiendo los consejos de la pediatra del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, Mª Jesús Pascual.

Esta tabla gráfica facilita a las madres la consulta sobre la introducción de alimentos en la dieta del bebé hasta los 18 meses.  

Alimentos que se introducen en la dieta del bebé antes del primer año

Los nuevos grupos de alimentos hay que separarlos entre 10 y 15 días para comprobar la tolerancia del bebé y retrasar a después del año los alimentos alergénicos como el pescado azul, y a los 3 años los frutos secos.

Cereales sin gluten

A partir de los 6 meses, algunos bebés necesitan un aporte superior de hierro y zinc en su dieta y es entonces cuando debemos empezar con los cereales sin gluten. La OMS recomienda introducir las frutas, los cereales sin gluten o la verdura indistintamente. Sin embargo, la mayoría de los pediatras aconsejan empezar por los cereales sin gluten o las frutas, que son más digestivos, y después seguir con las verduras, que por su contenido en fibra y oxalatos, son más difíciles de digerir.

Cereales con gluten

Hasta hace poco, y según el criterio de cada pediatra, los cereales con gluten no se recomendaban hasta los 8 ó 9 meses de edad. Ahora la Espghan, la Asociación Española de Pediatría y la AEDN aconsejan que alrededor de los 7 meses se introduzcan en pequeñas cantidades los cereales con gluten para evitar desencadenar una enfemedad celiaca en bebés susceptibles.

Carnes

A partir de los seis meses se puede empezar a introducir en la dieta del bebé carnes de pollo, pavo y conejo.
1. El pollo tiene un sabor suave y un bajo contenido en grasa y colesterol. La pechuga y el muslo son las partes más magras.
2. El pavo es muy parecido al pollo en cuanto a contenido graso y colesterol y la parte más magra es la pechuga.
3. El conejo es la carne con menos colesterol y purinas, y es muy digestiva.

Una vez se ha comprobado la tolerancia a las carnes blancas (pollo, pavo y conejo) se pueden incorporar las carnes rojas como el cordero y el cabrito o la ternera y el cerdo.

Verduras

- Para empezar a partir de los 6 meses: judías verdes, calabacín, calabaza, patata y boniato. Se deben introducir de una en una para saber, en caso de alergia, qué verdura la produce. La cebolla y el puerro pueden provocar gases y se deben introducir con precaución

- A partir de los 12 meses: espinacas, acelgas, coles, chirivía, espárragos, nabos, remolacha y apio. Algunas contienen un aporte alto en oxalatos y nitritos no son aptas hasta los 12 meses. 

Las zanahorias, por su alto nivel de nitritos, deben esperar hasta los 9 meses. No obstante, se pueden ofrecer a partir de los 6 meses en poca cantidad y siempre desechando el agua de cocción.

Los tomates son una de las verduras más alergénicas, aunque muchos los consideran una fruta porque tiene semillas. Se detecta por las erupciones que provoca alrededor de la boca. Se puede introducir a partir de los 6-7 meses o esperar hasta los 9-12 meses. 

Frutas

Las primeras frutas se deben introducir en la dieta del bebé a partir de los 6 meses si el bebé toma lactancia materna, y a partir de los 4 a 6 meses si toma leche de fórmula.

- A partir de los seis meses: plátano, pera, manzana y naranja. Estos son los 4 ingredientes de las primeras papillas de frutas.

- A partir de los 12 meses: kiwi, mango, piña, papaya, melón, sandía.... También se pueden ofrecer a partir de los 6 meses, pero si existen antecedentes de alergia, es preferible empezar a los 12 meses.

El melocotón y los albaricoques deben esperar hasta los 12 meses y las frutas rojas (como las fresas, moras, frambuesas...) NUNCA antes de año y SIEMPRE mejor esperar a los 18 meses), ya que son potencialmente alergénicas.

Pescado blanco

El Comité de Lactancia de la AEP (Asociación Española de Pediatría) recomienda la introducción del pescado después del noveno mes.

No obtante, para los bebés con alergia o con alto riesgo de padecerla, la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) recomienda esperar a los tres años, dejando siempre para el final el bacalao y la merluza, que son los pescados que más alergias provocan.

Huevos

Debido a que es susceptible de provocar alergias, el huevo se debe introducir por partes. A los 9 meses y medio podemos empezar a introducir el huevo en la dieta del bebé, aunque la clara del huevo no debe ofrecerse al bebé hasta los 12 meses, empezando por introducir media yema en el puré de verduras y sólo una vez a la semana.

Los huevos deben darse hervidos, nunca crudos por el riesgo de salmonelosis y la manera correcta de hervirlos es la siguiente: se deben introducir en agua fría y contar 8 minutos exactos desde que el agua empieza a hervir para evitar la sobrecocción de la yema que hace que el huevo tenga un olor y sabor desagradables.

Cuando el bebé ha tomado los primeros 4 purés, se puede introducir la yema entera dos veces a la semana. 

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- La introducción de alimentos en el bebé

La alimentación complementaria del bebé

- La alimentación del bebé en verano

- Alimentación infantil, las dudas más frecuentes

Hacer Familia recomienda: