23 de abril de 2019

8 cosas sobre el desayuno que deberías conocer

- Omitir el desayuno, especialmente perjudicial para los diabéticos

- 10 falsos mitos sobre la alimentación

- El desayuno más sano

8 cosas sobre el desayuno que deberías conocer
ISTOCK

Las afirmaciones sobre los beneficios de realizar un desayuno completo y equilibrado cada día son incontables: una comida que ayuda a poner nuestro cuerpo en marcha y que le proporciona la energía necesaria para funcionar durante la mañana.

Además, en torno al desayuno tenemos historia, mitos, consejos de salud, beneficios nutricionales, mejoras psiquicas... ¿las conoces? Te traemos 8 aspectos sobre el desayuno que seguro te gustará conocer. 

8 aspectos del desayuno a tener en cuenta

1. El desayuno nunca fue una comida ligera
El desayuno tal y como lo conocemos actualmente es una invención reciente: la historiadora americana Abigail Carroll sitúa el origen del desayuno actual en la segunda mitad del siglo XIX. Antes, la primera comida del día se asemejaba más a la cena o a un almuerzo, incluyendo alimentos como la carne. La evolución hacia el desayuno que conocemos hoy en día se produjo paulatinamente, debido a las indigestiones producidas por los ingredientes más contundentes.

2. Desayunar bien evita comer con ansiedad
Los estudios demuestran que las personas que realizan un desayuno completo y saludable y se alejan del desayuno cargado de azúcares y carbohidratos de rápida absorción, se decantan a lo largo del día por alternativas más sanas. ¿La razón? El cuerpo llega desde la mañana surtido de nutrientes necesarios lo que evita comer con ansiedad, que muchas veces desemboca en alternativas poco saludables.

Artículo relacionado:
- Motivos científicos para desayunar cada mañana

3. El desayuno ya no es la comida más importante del día
Hasta hace poco, el desayuno estaba considerado la comida más importante del día y hoy ya es un mito. ¿Por qué? Expertos nutricionistas han desvelado que todas las comidas, preparadas de forma saludable y consciente, son importantes, ya que cumplen funciones diferentes a lo largo del día: el desayuno permite activar el cuerpo durante la mañana; la comida hace las veces del desayuno, pero a mitad de día; la cena es la puesta a punto para el descanso y la relajación; y los snacks a media mañana equilibran y sacian al organismo de forma saludable para no pasarse en las comidas principales.

4. Desayunar con un aprobado
¿Cómo desayunamos los españoles? Según la Encuesta Nacional de Salud de España, el tipo de desayuno predominante entre la población española consiste en algo líquido más pan, galletas, cereales o bollerías. Este tipo de desayuno (consumido por un 57% de los encuestados) supera con mucho al siguiente desayuno más popular, consistente en únicamente algo líquido (12%): café, té, leche, yogur o cacao. Como tercera opción, el desayuno más completo: alimento líquido, fruta y alimentos sólidos como pan o cereales; consumido por solo un 9% de la población. ¿Nos damos un aprobado raspado?

5. El desayuno no tiene que ser dulce
Según el presidente de la Fundación Española de Nutrición, el desayuno debe aportar el 25% de las necesidades energéticas diarias e incluir cuatro grupos de alimentos básicos: cereales, leche o yogures, frutas y el último grupo en el que encajan alimentos como frutos secos, huevos, tomate, aceite de oliva e incluso legumbres o pescado. Y es que el desayuno no tiene por qué ser dulce.

6. Desayunar bien aumenta la productividad
Desayunar de forma equilibrada, por el contrario, ayuda a mejorar nuestro rango de atención y aumenta nuestra capacidad cognitiva. La horquilla horaria entre 9 y 11 puede convertirse en una de las más productivas del día si la precede un desayuno adecuado.

7. Desayuna con yogur
El yogur es un alimento obligado en el desayuno perfecto. Pocos imaginamos que consumir yogur para desayunar es un fenómeno reciente: el New York Times atribuye a los años 80 el boom del yogur a primera hora gracias a la popularidad de los yogures desnatados. ¿Por qué el yogur es todo un básico del desayuno? Ayuda a la digestión, refuerza el sistema inmune desde primera hora de la mañana, y contribuye a la sensación de saciedad necesaria para evitar picoteos poco saludables a lo largo de las primeras horas.

8. Desayunar favorece problemas digestivos
Para favorecer el efecto vientre plano y eliminar problemas digestivos incluye lácteos sin lactosa, que aseguran digestiones ligeras y combaten la hinchazón, con algunas modalidades de té como el negro, que equilibra los niveles de cortisol para luchar contra el estrés.

Te puede interesar:

- Omitir el desayuno, especialmente perjudicial para los diabéticos

- 10 falsos mitos sobre la alimentación

- El desayuno más sano