Claves para no dejarte la piel en la nieve

Claves para no dejarte la piel en la nieve
5 de diciembre de 2018 ISTOCK

Esquiar es el deporte favorito de muchas familias y si ya estás haciendo planes para pasar la Navidad en la nieve es fundamental llevarte un neceser con la nutricosmética que necesita la piel de toda la familia, especialmente la de los niños por ser más sensible, y la vuestra para evitar la aparición de arrugas prematuras para que sirvan de barrera para la intensidad del sol cada mañana. 

La razón es que la nieve, al igual que la arema de la playa, actúan como un espejo que refleja las radiaciones ultravioletas, de manera que se intensifican sobre la piel. El índice de radiación ultravioleta es más alto y peligroso que en la ciudad. Por este motivo, la directora médico estética de Dorsia, Virginia Sánchez, recuerda que "es fundamental meter en la maleta un crema especial con un filtro protector solar mayor de cincuenta para aplicártelo treinta minutos antes de salir al exterior".

La hidratación y la protección de la piel frente al frío es fundamental. No solo debemos tener cuidado con el sol, el frío, el viento y los cambios bruscos de temperatura tamibién pueden hacer estragos en nuestra piel. 

¿Navidad en la nieve? Los mejores cuidados para tu piel

Otro elemento básico para pasar un día de nieve es un labial específico, con protector solar, además de una hidratante lo más natural posible, libre de perfumes y colorantes. Los labios, advierte la dermatóloga, sufren y pueden agrietarse debido al frío. Si les aplicamos, además, algún cosmético que pueda producir una alergia, los síntomas se intensificarán, en cuyo caso habría que administrar algún medicamento tópico, una pomada o crema, para bajar la inflamación y cerrar las grietas y fisuras.

Si los rayos ultravioleta pueden dañar nuestra piel mientras practicamos el esquí o paseamos en una zona de nieve, también son dañinos el viento y el cambio de temperatura del exterior al interior. Del frío intenso pasamos a ambientes cerrados y secos, debido a la acción de las calefacciones. "Los tres elementos, en una acción combinada pueden producir, -explica la doctora-, irritación, sequedad y rojeces en las zonas periféricas, es decir, en las partes más expuestas: nariz, labios, orejas y manos".

Por supuesto, en el caso de producirse quemaduras solares, la doctora Virginia Sánchez aconseja "aplicar una crema con corticoides de baja potencia varias veces al día durante varios días. Tras ella, crema cicatrizante y reparadora".

Tratamientos para cuidar la piel después del sol

Como tratamientos posteriores a la exposición, el dermatólogo Antonio Fustes aconseja "realizar un peeling químico, así como algún tratamiento de mesoterapia con vitaminas o plasma rico en plaquetas. Estos procedimientos ayudan a normalizar los proceso cutáneos, estimular la producción de colágeno e inducir un estímulo inmunológico por la presencia de antioxidantes. Igualmente, algunas terapias con luces como luz pulsada intensa o algunos láseres son de ayuda para mantener una piel más sana. El lifting líquido, que combina el peeling con la mesoterapia adaptada a cada piel y según edad y necesidades son tratamientos recomendables en estos casos".

Comenzar a preparar la piel antes de viajar y restaurar su equilibrio después es la mejor recomendación para mantener la piel cuidada.

Virginia Sánchez. Directora Médica de Clínicas Dorsia
Antonio Fustes. Dermatólogo en Clínicas Dorsia.

Te puede interesar:

- Hidratación y protección frente al frío

- Consejos para cuidar la piel del bebé en invierno

- Jugando en la nieve con niños

Día de nieve en familia: consejos de seguridad para evitar problemas