20 de enero de 2017

Seguridad al volante: cómo prevenir los accidentes de tráfico en el coche familiar

Seguridad al volante: cómo prevenir los accidentes de tráfico en el coche familiar
ISTOCK

La seguridad de los niños es algo que a todo padre preocupa. Velar por la integridad de los más pequeños de la casa es un asunto que todo adulto debe procurar. Existen muchas formas de que estos percances se produzcan, desde caídas por las escaleras, hasta quemaduras con agua hirviendo o accidentes de tráfico mientras se viaja con el coche familiar.

De hecho tal y como asegura la Guía para padres elaborada por la Asociación Española de Pediatría, AEP, y la Fundación MAPFRE, en la Unión Europea la mayor cantidad de fallecimientos en menores de entre 5 y 18 años se producen por lesiones no intencionadas. Y dentro de esta categoría los accidentes de tráfico se posicionan como segunda causa más frecuente de estos incidentes.

Peligro en la carretera

Tal y como desvela este informe, aproximadamente un 23'7% de las lesiones no intencionadas sufridas por los niños son accidentes de tráfico. Ya sea por ser víctima de un atropello o por estar dentro de un vehículo siniestrado, los más pequeños se enfrentan a más de un riesgo relacionado con estos medios de transporte cuando salen a la calle.

La última Encuesta de Salud, que recoge los datos de los últimos cinco años, refleja el gran peligro que tiene para los más pequeños los accidentes de tráfico. Estas es la cantidad de percances en cada franja de edad en los menores, incluyéndose tanto atropellos como otros dentro del vehículo familiar:

- 0-4 años: 7.800 accidentes.
- 5-14 años: 28.600 accidentes.
- 15-24 años: 113.100 accidentes.

Prevención de los accidentes de tráfico

"Son muchos y complicados los elementos que se encuentran involucrados en un accidente de tráfico", indican los responsables de este informe, quienes dividen en dos las posibles causas de este tipo de percances:

- Causas inmediatas. Son la causa principal e intervienen en el accidente de forma directa. Algunos ejemplos son: las infracciones de tráfico, exceso de velocidad o velocidad inadecuada, deficiencias en la percepción, errores para evitar la colisión, consumo de sustancias, etc.

- Causas mediatas. Son circunstancias que influyen en que un accidente ocurra, aunque no se relacionan de forma directa. Un ejemplo de estas causas son: el frenado, suspensión y dirección del vehículo, el trazado y mal estado del firme de la vía, los fenómenos atmosféricos, etc.

Para prevenir ambas causas, los responsables de este estudio indican varios consejos de seguridad vial con el fin de hacer que se reduzcan la cantidad de percances sucedidos en las carreteras y calles de todo el país.

Conductores:

- No conducir después de haber consumido alcohol, drogas o medicamentos capaces de interferir en las capacidades de conducción por provocar somnolencia, pérdida de reflejos, etc.

- Respetar siempre la velocidad máxima e incluso circular a menos en determinadas situaciones como por ejemplo las zonas de tránsito de niños o cuando haya niebla o la calzada esté congelada.

- Evitar aparcar en doble fila a la salida de los colegios porque de este modo la visibilidad de algunos niños a la hora de cruzar la calzada queda reducida y es posible que no adviertan un peligro.

- Guardar siempre la distancia de seguridad.

- Usar siempre el cinturón de seguridad para que los niños tomen ejemplo.

- Asegurarse de que los niños usan los sistemas de retención obligatorios y adaptarlos a la altura de cada menor.

- Dar unas indicaciones a los niños mediante una charla en la que quede claro que deben evitar distraer al conductor.

Peatones:

- Cruzar siempre por los pasos de peatones y fijarse en que el semáforo esté en verde para el que camina. Mirar siempre a ambos lados para asegurarse de que no hay ningún conductor que se salte esta normativa.

- Extremar la precaución al pasar por zonas como salidas de garaje.

- Siempre es mejor andar que correr y han de evitarse elementos de distracción como caminar empleando un juguete o un smartphone.

- A la hora de jugar en el parque, debe quedar clara la zona donde pueden estar y que no pueden sobrepasar sin la ayuda de un adulto. En caso de que se escape la pelota, debe ser un adulto quien la busque mientras otro se queda supervisándolos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Test de Educación vial para niños de Primaria

- Remedios contra los mareos de los niños en el coche

Preparativos para las vacaciones en familia

Cómo abrochar correctamente una sillita de retención infantil

- ¿Cómo saber si el coche que elegimos es el ideal para nosotros?