15 de noviembre de 2013

¿Es posible hacer de la red un lugar seguro?

¿Es posible hacer de la red un lugar seguro?
HACER FAMILIA

Son muchos los artículos que se publican sobre los delitos por la red y las voces que claman para que esto se regule, sobre todo viendo como los casos se multiplican año a año y las edades de los afectados van disminuyendo.

Se ha presentado el primer proyecto global de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) dirigido a fomentar la concienciación de los menores en el uso adecuado y responsable de la información que publican en Internet, tanto propia como de terceros.

Desde Hacer Familia siempre recomendamos que, ante un problema con nuestros hijos (educativo o de otra índole), lo primero es buscar el origen que lo provoca, para luego aplicar los medios que lo resuelvan. Por esta razón, además de apoyar todas las medidas posibles que protejan a los menores y su imagen, hemos hablado con Carlos Represa Estrada, abogado, especialista en Derecho de las Nuevas Tecnologías, Director del área de seguridad en la Red y protección de menores de Fundación UNIR y claro defensor de implantar programas en la escuela para desde la educación atajar esta tendencia en clara pendiente ascendente.

¿Es posible hacer de la red un lugar seguro?

Para responder adecuadamente a esta pregunta, creo que lo primero que debemos hacer es definir qué entendemos por Red, y sobre todo, qué entendemos por Red desde el punto de vista de los menores. Si consideramos Red como el conjunto de relaciones sociales, familiares, de comunicación e información que se desarrollan gracias a un medio, que es Internet, la respuesta es taxativa: Sí, no sólo es posible, sino que es necesario, urgente y prioritario.

¿A quién debe ir dirigida la educación?

La seguridad en la red es educación ética y moral, educación para la vida en definitiva; por tanto, el objetivo prioritario es educar y formar la personalidad red del menor. Sin embargo, este reto no es posible si no se realiza a través de aquellas personas responsables de la educación del menor: profesores y padres, colectivos que son los más afectados por la brecha digital.

¿Cómo potenciar la confianza en las nuevas tecnologías?

Mediante el aprendizaje natural desde la edad en que empieza su utilización, fomentando el uso positivo y el respeto de los valores de convivencia de la sociedad real tradicional.

¿Modos de concienciar a los menores de la importancia de cuidar la seguridad en la red?

Desarrollando el concepto de identidad red del menor como puesta en valor de la información y los datos que ellos comparten en la red. Y superando, lógicamente, el concepto de seguridad que se suele asociar con controles parentales o antivirus.

Pros y contras de tener internet en las aulas

Los beneficios son múltiples, por ser concreto, desde el punto de vista pedagógico: acceso a recursos y contenidos impensables hasta ahora, nuevos sistemas metodológicos etc. Compartir recursos, colaborar, interactuar, socializar, investigar, la lista es interminable. Y, por supuesto, es un campo de valor incalculable para el desarrollo de la neuropsiquiatría y la investigación en inteligencias múltiples de los menores.

Desde el punto de vista del riesgo, los mayores problemas que nos encontramos podrían englobarse en dos grandes áreas: los riesgos de origen técnico o informáticos; y, los riesgos de uso responsable. La falta de referencias y valores permeabiliza gran parte de los usos inadecuados por parte de los menores, desde la falta de honestidad en la utilización de los recursos, hasta las típicas acciones que vemos todos los días en los medios (sexting, ciberbaiting, ciberbullying, etc.).

¿A qué haces referencia cuando hablas de planes de convivencia en los centros escolares?

Es increíble que a día de hoy en el 99% de los colegios la única regulación que encuentras sobre el uso de las NNTT sea: "está prohibido el uso de los teléfonos móviles". El problema no es el chisme, el aparato, que es inofensivo en sí mismo. El problema son los usos, las conductas realizadas por los menores con las máquinas. Y son precisamente las conductas las que se regulan en los planes de convivencia de los centros como norma fundamental que vertebra la convivencia de la comunidad educativa.

¿Cuáles son los mayores obstáculos para implantar estos planes?

No hay ningún obstáculo porque ya existen en todos los centros, planes de convivencia y RRI; sólo es necesario adaptarlos a la nueva realidad digital mediante la introducción de políticas de uso adecuado y protocolos de actuación docente.

¿Qué debería recordar siempre los padres?

Que los conceptos de padre, madre o familia digital no son un invento de los medios de comunicación, y que tenemos las mismas responsabilidades educativas en la red que en nuestra vida real. Los padres no miramos para otro lado cuando nuestros hijos nos necesitan; estamos pendientes de sus necesidades, sus carencias y sus problemas afectivos y emocionales. La adicción puede venir por al alcohol, las drogas, o el Whatsapp. Todos nos preocupamos por el alcohol y las drogas, pero no por el Whatsapp. Los riesgos de la tecnología no vienen por la Tablet o el Smartphone, vienen por el uso que hacen de ellos los menores. En ese sentido, nada ha cambiado.

¿Existe un modo de borrar nuestra huella digital?

Esta pregunta es para un curso entero. Existen modos de borrar gran parte de la huella digital, no me atrevo a decir toda. Aunque yo creo que la pregunta debería ser: ¿podemos controlar nuestra huella digital? Ahí la respuesta debe ser taxativa, sí, por supuesto. Y, ¿cómo controla un bebé de escasos 10 días que ya exista en internet un auténtico álbum digital de su corta vida? Desde las ecografías, hasta su primera toma de pecho, pasando por todo tipo de comentario acerca de su físico. ¿Podrá controlar este bebé cuando sea adulto el megapasaporte digital que le hicieron sus padres?

¿Qué intereses tienen las empresas y cómo podemos combatirlos?

Una de las frases que más escuchamos en los entornos de internet es: "este programa, aplicación o red social, es gratis Internet es gratis". Esta es una de las grandes mentiras que dificultan la verdadera comprensión del problema. El negocio generado por las grandes corporaciones y operadores les mueve a tomar decisiones estratégicas, siempre basadas en el mercado de la publicidad y el marketing, fundamentadas en la gestión indiscriminada de los datos que recopilan a cambio de la gratuidad. Y, cuando toman estas decisiones, puedo garantizar que en lo que menos piensan es en las consecuencias que pueden acarrear para el menor. Que Twitter, por ejemplo, sea hervidero de perfiles de grooming y pornografía infantil no ha influido para nada en la decisión de Facebook de permitir a los menores compartir sus datos. Lo único que cuenta es que Twitter les está comiendo el mercado de los menores, y a por él hay que ir, sea como sea.

¿Dónde debemos acudir si detectamos un posible delito con nuestros hijos?

Si hablamos de delitos, a las Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que cuentan con cuerpos especializados. El problema es que el 90% de los riesgos y conflictos de los menores en la red no pueden catalogarse como delitos, y las únicas personas que pueden ayudarles son los padres y educadores. Y ahí es donde estamos fallando.

¿Puedes hablarnos del plan que has implantado en la Comunidad de Castilla-La Mancha?

Es el primer proyecto integral de seguridad y protección de menores basado en la educación como herramienta fundamental y que involucra a todos los miembros de la comunidad educativa. La combinación de una escuela permanente de formación para docentes, combinada con la introducción de protocolos educativos y asistencia al docente, nos ha permitido por primera vez diseñar el camino para que el menor aprenda educación en valores en el entorno correcto: la familia y la escuela. De hecho la experiencia ha sido tan positiva que la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) ya está desarrollando el proyecto a nivel nacional.