28 de enero de 2018

El sacrificio de estudiar por la noche: un menor rendimiento diurno

El sacrificio de estudiar por la noche: un menor rendimiento diurno
ISTOCK

La vida del estudiante supone enfrentarse a un temario a aprender para después demostrar estos conocimientos frente a un examen. Una labor para la que cada persona tiene sus propias técnicas. Esquemas, pasar apuntes a limpio, lectura en voz alta, enfrentarse a simulacros de pruebas. Hay quien incluso prefiere aprovechar la noche para estos asuntos.

¿Es beneficioso estudiar por la noche? ¿O tiene consecuencias enfrentarse a los temarios cuando habría que estar en la cama? La respuesta es sí, y así lo demuestra un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles. Un trabajo en el que se destaca que dedicar este tiempo a la formación previa a los exámenes, se transforma en una mayor sensación de fatiga al día siguiente.

Alteración de horarios

Estudiar por la noche supone cambiar el ritmo al que está acostumbrado el cuerpo. Para llegar a esta conclusión se siguió de cerca de un grupo de estudiantes de distintos cursos durante 14 días. Tras analizar sus hábitos de estudio quedó demostrado que aquellos que se enfrentaban a sus temarios durante el día o la tarde presentaron mejores resultados en sus exámenes.

Esto se explica por varios motivos. El primero es que estudiar por la noche supone un sobreesfuerzo que se traduce en el día con un mayor cansancio. Acudir a clase en este estado no se aprovecha del mismo modo, por lo que las lecciones impartidas por lo profesores no son captadas de manera eficaz.

Además, tal y como explican los especialistas, aun cuando en algunas etapas educativas como la universidad se cortan las clases, el organismos e adapta a estar activo por la noche y a descansar por la noche. Una costumbre que se extiende incluso hasta el día del examen durante el que los alumnos se sienten demasiado cansados por lo que la probabilidad de suspenso aumenta.

Aun cuando los estudiantes aseguraban sus horas de sueño durante el día, como se ha dicho la alteración de los horarios de descanso terminaban por sentir cansancio el día de sus exámenes. Por este motivo se recomienda no alterar los horarios durante la época de exámenes para llegar en plena forma a estas pruebas.

Consejos para los exámenes

Evitar los sobreesfuerzos durante las noches no es el único consejo que se ofrece a los estudiantes para tener éxito en los exámenes. Desde el Portal de la Juventud de Euskadi se recomiendan los siguientes puntos:

- El examen se estudia desde el primer día, jornada tras jornada debe mantenerse el ritmo y no posponer todo para la época de exámenes.

- Planificar. Hay que contar con una buena planificación y ceñirse a ella, en este caso organizar un horario y llevarlo a rajatabla asegurará que pueda compaginarse tanto el estudio como el ocio.

- Cuidar alimentación. La época de exámenes requiere muchos sacrificios, físicos y mentales. Para enfrentarse a este reto nada mejor que alimentarse bien y no saltarse ninguna comida para poder arañar unas horas más de estudio.

- El lugar de estudio. Nada de distracciones, smartphones, ordenadores o videoconsolas deben estar ajenas al estudiante en su zona habitual de trabajo. Una buena iluminación y ventilación también deben estar presentes.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Selectividad: cómo no arriesgarlo todo en un examen

-Exámenes, consejos para la noche anterior

- Aprobar un examen: cómo prepararlo

- 8 secretos para tener éxito en un examen oral

- 9 consejos para el día del examen