30 de abril de 2013

Las tareas domésticas en los más jóvenes

Las tareas domésticas en los más jóvenes
HACER FAMILIA
correo

Mantener la casa limpia y en orden es tarea de toda la familia. No existen excusa de edad y mucho menos de sexo. El trabajo doméstico es muy frustrante y más si sólo lo asume un solo miembro de la familia. Por eso, es imprescindible que toda la familia se encargue de las tareas de la casa. Además, ayudará a que los hijos aprendan conceptos como: responsabilidad, justicia y a tener una mejor relación con sus padres.

Las tareas de casa abruman. Son un trabajo tedioso, que muchas veces es motivo de conflicto en la familia. Causan estrés y casi nunca es recompensado ni reconocido el trabajo y el esfuerzo puesto para realizarlas. Para que resulten más amenas y llevaderas, los miembros de la familia deben de colaborar.

Es importante que tu hijo colabore en las tareas de la casa, ya no solo por descargar algo de trabajo de nuestros hombros, sino porque es bueno para su desarrollo psicosocial. Las tareas ayudan a fomentar la responsabilidad, la colaboración y el sentido de la obligación.

Cómo contribuyen las tareas al desarrollo personal de los niños

1. Responsabilidad. Al depender de ellos en ciertos aspectos para el buen funcionamiento de la casa, se sentirán más responsables.

2. Independencia. Al no darles todo hecho, fomentamos a que lo realicen por sí mismos, que maduren antes y a ser más autónomos.

3. Autoestima. Ver que en casa confías en su trabajo, ayuda a que se sienta necesitado en la familia.

4. Adaptación social. Adquirir un cierto compromiso en la familia con las tareas del hogar, les ayudará a incorporarse a una sociedad en la que tendrán que trabajar, acatar órdenes y ser organizados.

5. Valoración de la cooperación. En el hogar se puede aprender bien las ventajas de colaborar y fomentar el compañerismo, aprenden a respetar y a trabajar en equipo.

Claves para conseguir que ayuden en casa los adolescentes

- Cuanta más edad mayor debe de ser la responsabilidad. Realizar su cama a diario, recoger la mesa de estudio y ropa, realizar su colada, o tirar la basura, son tareas que pueden realizar sin problemas.

- El grado de madurez. Es un factor a tener en cuenta, ya que no podemos pedirles tareas que les puedan hacer fracasar. De esta forma cuidaremos su autoestima y le enseñaremos como realizar bien las tareas.

- Tener un refuerzo positivo. Cada vez que realice las tareas es importante tener un refuerzo positivo con él o un reconocimiento para agradecer su participación.

- No quiere hacer las tareas. Si se niega a ayudar, lo mejor es que vean que no realizar las tareas conllevará una consecuencia negativa, como privarles de aquello que menos desean perder.

- Lo mejor es dar ejemplo desde un principio. Siempre intenta razonar con ellos y hacerles entender que la familia es un equipo en el que todos deben colaborar en la medida que puedan.

Te puede interesar:

- Cómo organizar las tareas domésticas en familia

- Hogares inteligentes: conciliar es cosa de todos

- 7 consejos para conciliar familia y trabajo

- Conciliar la vida laboral y familiar en las redes sociales