2 de marzo de 2019

Guía para padres sobre ciberbullying, cómo actuar si se detecta

Guía para padres sobre ciberbullying, cómo actuar si se detecta
ISTOCK

Los nativos digitales son unos usuarios habituales de internet. Su presencia en las redes sociales está casi asegurada y su conexión con otras personas de su misma edad es una nota común. Coordinarse para un trabajo escolar, organizar una quedada, hablar con un pariente lejano... son sólo algunos ejemplos de para qué sirve esta vida online en las generaciones más jóvenes.

Una lista a la que, por desgracia, hay que añadir el ciberbullying. Aprovechando el anonimato y la ausencia de una vigilancia constante, el acoso escolar aparece como un episodio común en la red. El nulo conocimiento del mundo web y el desconocimiento de un procedimiento pueden hacer que los padres se vean confundidos en estos casos. Por ello desde el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación, INTECO, se brindan los siguientes consejos.

Manifestaciones del ciberbullying

¿Cómo saber si los hijos están atravesando un episodio de cyberbullying? Desde INTENCO se brindan los siguientes consejos. En la mayoría de los casos, la víctima no informa a sus padres de su situación. Fijarse en algunas actitudes brindará las claves:

- Cambios en los hábitos en relación a diferentes ámbitos como el uso de dispositivos electrónicos o Internet.

- En la asistencia a clase, por ejemplo ausencias pobremente justificadas

- Abandono o ausencia en actividades hasta ese momento preferidas.

- Altibajos en los tiempos de estudio y en el rendimiento del trabajo escolar. O variaciones en las actividades de ocio habituales.

- Modificación de los hábitos alimenticios

- Disminución de la capacidad de concentración.

- Búsqueda una excesiva privacidad cuando se usa internet o el teléfono móvil.

- Cambios en el estado de ánimo manifestados a través de tristeza, apatía o indiferencia.

- Inusuales actitudes de relajación y tensión, incluso de reacción agresiva.

- Explosiones momentáneas de agresividad.

- Cambios en sus relaciones. Su vínculo con el grupo de personas con las que se relaciona cambia y sus amistades manifiestan una repentina pobreza, o directamente una ausencia de las mismas.

- Miedo u oposición a salir de casa.

Crear un vínculo

Si se tiene sospechas de que el niño está en una situación de ciberbullying, hay que recordar que el primer paso es proteger al pequeño y actuar de forma rápida, no solo para proteger a los hijos, sino porque habitualmente no será la única víctima. El primer paso será recabar información que pueda confirmar estas sospechas y tomar las medidas pertinentes como alejar a los menores de este foco de acoso.

En el caso de conocer la identidad del acosador, hay que recabar pruebas como capturas de pantalla y material que confirme este hostigamiento para acudir las autoridades pertinentes y denunciar la situación. En el caso de poner en conocimiento de los cuerpos de seguridad este acoso, hay que evitar que la víctima pueda contactar con la otra persona para que no pueda amedrentarlo.

Al hablar con los hijos sobre su situación, hay que tener en cuenta algunas pautas de actuación:

- Evitar que el menor se sienta culpable por la situación. Él no ha provocado nada y su denuncia es el procedimiento habitual para poner fin a este contexto.

- Mostrarla plena disposición de los adultos a ayudarle a resolver el problema. Los hijos deben saber que siempre tendrán en los padres un pilar sobre el que apoyarse y recurrir cuando se sientan mal.

- Hacer preguntas abiertas para tratar de averiguar lo que ha sucedido y quién es el presunto acosador. Se puede acudir también a los amigos del hijo para que ellos aporten su parte de la historia.

- Proponer una respuesta eficaz a la situación y contar con su cooperación para llevarla a cabo.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Ciberbullying, el delito de los menores de edad

- Descubre todo sobre el ciberbullying

- 10 consejos contra el ciberbullying

- Acoso escolar: ¿a quién castiga la ley?

Contador