30 de noviembre de 2016

Desciende la ingesta de alcohol entre los jóvenes

Desciende la ingesta de alcohol entre los jóvenes
ISTOCK

Noticias como las de las dos menores afectadas por el consumo de alcohol, una fallecida y otra en coma, nos recuerdan el peligro que tienen estas sustancias entre los más jóvenes. Si ya de por sí son peligrosas para los adultos, para un cuerpo en desarrollo como el de los jóvenes es aún más peligrosa.

Predicar con estos peligros y alertar a los más jóvenes es algo que tienen que hacer los padres y demás adultos, quienes deben velar porque las nuevas generaciones entiendan el riesgo de consumir estas bebidas. Una enseñanza que poco a poco parece que va calando entre esta población ya que el consumo de alcohol entre ellos está descendiendo en todas sus facetas.

Descenso del consumo de alcohol entre los jóvenes

Tal y como indica la Encuesta sobre uso de drogas en Enseñanzas Secundarias en España, realizada por el Ministerio de Sanidad, en los últimos años la ingesta de alcohol ha bajado entre los menores de edad. Especialmente el "atracón", modalidad que alcanzó su punto más alto en 2008 con cuando casi un 42% de esta generación tomaba cinco o más copas en un mismo día.

También ha descendido la cantidad de jóvenes que afirma haberse emborrachado en los últimos 30 días. Mientras que esta tendencia aumentó hasta 2010, en donde un 35,6% afirmó haber abusado del alcohol hasta este punto, en 2014 únicamente el 22,2% reconocía haberse pasado con la bebida.

No obstante, también hay que preocuparse por la cantidad de jóvenes que probaron alcohol en los últimos 30 días. Más de la mitad de esta generación, casi el 70% de esta población, reconoció haber tomado bebidas etílicas durante el último mes. Algo más del 75% de esta población bebieron este tipo de sustancias durante el último el año y casi un 80% destacó que lo había catado al menos una vez en su vida.

Acceso directo al alcohol

Otro de los datos preocupantes de este estudio de campo es el modo en el que acceden los menores de edad a estas bebidas. Aunque la Ley sea clara en este asunto e indique que no pueden comprar alcohol quienes tengan menos de 18 años, la mayoría de este sector de población afirma que fueron ellos mismos quienes accedieron a estas sustancias sin ayudas de otras personas.

En concreto casi el 39% de los chicos y casi el 35% de las chicas fueron ellos mismos quienes compraron el alcohol que posteriormente tomaron. La segunda modalidad de acceso más practicada es conseguir estas bebidas a través de personas mayores de edad, algo que hicieron casi el 34% de las chicas y casi 37% de los chicos de este sector de población.

En cuanto a las bebidas más consumidas los combinados son los preferidos por los menores de edad a la hora de tomar alcohol. Así lo reconocieron el 54% de los participantes en este estudio. El segundo producto estrella es la cerveza, que consumen casi el 39% de estos jóvenes cuando toman bebidas etílicas.

Riesgo del alcohol entre los jóvenes y adolescentes

El consumo de alcohol en los más jóvenes tiene diversos efectos que afectan gravemente a su organismo. Estos son algunos de ellos:

- Lento funcionamiento del sistema nervioso central. Al ser un depresivo, el alcohol hace más lento el funcionamiento del sistema nervioso central y bloquea algunos de los mensajes que intentan llegar al cerebro, alterando las percepciones, las emociones, los movimientos, la vista y el oído de una persona. El procesamiento de la información se hace más difícil y las órdenes a los músculos no circulan tan rápido.

Además, reduce la capacidad para hacer dos o más tareas a la vez y la capacidad de ver los objetos distantes.

- Problemas en hígado. El alcohol contiene acetaldehído, el cual actúa como un veneno en el organismo. Un envenenamiento persistente por esta sustancia hace que las células del hígado funcionen pobremente: algunas mueren y se reemplazan con grasa y fibra. Esto es la cirrosis del hígado.

- Trastornos mentales. El alcohol en los jóvenes puede suponer la aparición de trastornos mentales a largo plazo e influir en su estado emocional, haciéndolos más proclives a actitudes hostiles y agresivas y a desarrollar depresión a largo plazo.

Damián Montero

Te puede interesar:

- El alcohol y sus efectos en los adolescentes

- Botellón, alcohol y adolescentes: un cóctel de riesgo

- Riesgos del consumo de alcohol entre adolescentes

- El consumo de alcohol aumenta entre los adolescentes