5 de mayo de 2019

8 motivos para hacer que el Día de la Madre sean los 365 días del año

8 motivos para hacer que el Día de la Madre sean los 365 días del año
ISTOCK

El calendario prevé una jornada especial en las que las mamás son las protagonistas de toda la atención en casa y el centro de los agasajos. El primer domingo de mayo los hogares españoles celebran el Día de la Madre y el hogar se llena de agradecimientos por esta dedicación y por el innegable papel que juega esta figura dentro del buen funcionamiento del hogar.

Si bien el Día de la Madre es especial, cualquier jornada en el calendario es buena para recordarles a estas mujeres todo el cariño que se les profesa y agradecerles su dedicación. Cualquier fecha en el año vale para ello, nunca es demasiado pronto para decirles "te quiero" o tener un pequeño detalle. Porque, como acabamos de decir, el primer domingo de mayo puede reproducirse tantas veces como se quiera.

Motivos para que cualquier día sea el de la madres

Sobran los motivos para dedicarles a las madres cualquier jornada del año, aquí te adelantamos algunos de los más importantes:

- Una labor sin pagar. Toda madre puede tener dos trabajos, por un lado aquel en el que desarrolla su profesión laboral y que le es remunerado, por el otro el de hacer funcionar un hogar junto a su marido. Este último no tiene ninguna retribución económica, por ello unas palabras de agradecimiento de vez en cuando no estarán de más.

- Siempre vieron lo mejor de nosotros. Cuando todo parecía oscuro, en tiempos donde la autoestima flaqueaba... siempre hubo una voz que nos recordaba lo guapos que éramos y lo mucho que valíamos. Nuestra madre, ¿por qué no devolverle alguna de estas palabras bonitas?

- Porque nos animaron a mejorar. Antes de salir había una voz que nos avisaba de que teníamos que arreglarnos mejor o a esforzarnos en nuestras dedicaciones: nuestra madre. En la actualidad somos lo que somos gracias, en gran parte, a que siempre tuvimos a nuestros padres obligándonos a mejorar.

- Nos ayudaron cuando lo necesitamos. La vida puede ponerse patas arriba en algunas circunstancias: un desengaño con los amigos, una mala racha en el colegio, etc. Por suerte, siempre encontramos en casa dos voces que nos animaron, y una de ellas era la de nuestra madre.

- Es un modelo a seguir. No es fácil hacer funcionar un hogar, y menos en épocas como la pasada crisis económica. Y ya no digamos si hay que hacer malabares con la vida profesional. Nuestra madre lo consiguió, todo un modelo de esfuerzo y dedicación.

- Supo prevenirnos del peligro. Sabe más el diablo por viejo que por diablo, dice el refrán. Nuestros padres supieron ver el peligro donde nosotros no, quizás en ese momento nos enfadáramos. Pero, en perspectiva, ¿cuántas amarguras nos ahorraron haciendo uso de su autoridad?

- Una fuente inagotable de cariño. El cariño de nuestros padres nunca nos faltó, ni siquiera en los malos momentos, ni tampoco cuando crecimos. Un buen abrazo, una lectura para asegurarnos felices sueños.

- Nos ayudaron con aquello que no entendíamos. En esas tardes largas de deberes en casa, siempre encontramos en papá y en mamá alguien a quien acudir para que nos explicasen algo que no entendíamos. Una vida dedicada a que mejorásemos como alumnos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Poesía por el Día de la Madre

- Manualidades para regalar el Día de la Madre

- Vídeo: Gracias, mamá

- Día de la madre: regalos tecnológicos

- Tipos de madre: ¿con qué mamá te identificas?

Hacer Familia recomienda: