Así afecta la vuelta al cole a las familias españolas

Así afecta la vuelta al cole a las familias españolas
1 de septiembre de 2018 ISTOCK

Poco queda para despedir al verano y decir hola al nuevo curso escolar. Toca desempolvar la mochila y poner a punto todo para encarar la vuelta al cole, tanto a la hora de poner a punto todo el material necesario para la rutina en las aulas, como para coger las fuerzas necesarias como para afrontar todas las rutinas necesarias para este momento.

Y es que, aunque pueda parecer que la vuelta al cole sólo afecta a los estudiantes de la casa, toda la familia se ve afectada, en mayor o menor medida, por esta etapa del año. Saber reaccionar a todas las esferas a las que afecta la vuelta al cole es imprescindible para poder sobrellevar este momento de transición que significa el fin de las vacaciones y la vuelta a la rutina para pequeños y mayores.

Adaptación a la rutina

El primer escollo que se encuentra tras la vuelta al cole es la adaptación a las rutinas. Toda la familia pasa de una etapa de descanso en donde los horarios han sido más relajados a adaptarse a una vida con responsabilidades y en donde hay un calendario que cumplir a lo largo de los días. Regresan los madrugones y el momento de irse a la cama se adelante, hay menos tiempo para el juego y los quehaceres vuelven.

La adaptación a las rutinas hace que en muchos casos el estrés sea un visitante inoportuno y que haga que la vuelta al cole se haga un poco más cuesta arriba. Este malestar puede incluso acompañar a los más pequeños durante sus primeros días en el aula y a los mayores mientras regresan a sus puestos de trabajo. La clave para evitar esta sensación es sencilla: empezar a adaptarse de forma paulatina.

Si bien cada niño es un mundo, los padres deben empezar a marcar unas pautas previas a la vuelta al cole. El primer paso es el de cambiar los horarios de verano, más relajados y desenfadados, por los del curso, estrictos e inmutables. Poco a poco debe regresar la hora temprana para irse a dormir y evitar que se queden en la cama a la mañana siguiente.

También es importante que las tardes empiecen a ser ocupadas por distintas actividades. Antes de empezar el curso, los repasos serán imprescindibles para recuperar este ritmo. Al mismo tiempo se deben atender las necesidades y particularidades de cada niño para poder cambiar los comportamientos a modificar y que puedan afectar a la vuelta al cole.

La economía familiar

La vuelta al cole también es sinónimo de gasto. Regresar a las aulas supone invertir en libros de texto para estudiar las nuevas materias, ropa (tanto deportiva como uniformes) y el resto del material (lápices, cuadernos, etc.). Según los datos del portal Idealo, este año el regreso a las aulas supondrá un dispendio de unos 366,40 euros por niño, cifra que es un 11,3% que en el pasado 2017.

Aunque la rebaja es una ayuda a las familias, nunca está de más recordar algunos conceptos de ahorro que permitan a la economía del hogar vivir de manera holgada:

- El que guarda, encuentra. Si bien la vuelta al cole es en septiembre, las familias deben ir guardando pequeñas cantidades de dinero antes de que este momento llegue para poder aprovechar este colchón.

- Comparar precios. Saber comparar los precios en distintos establecimientos y no lanzarse al primero que se encuentra permitirá dar con la mejor oferta. Aprender a navegar por los portales online, también ayudará al ahorro.

- Revisar lo que ya se tiene. ¿Todo lo que hay en la lista es necesario? Repasar lo que ya se tiene permitirá un mayor ahorro al no tener que adquirir lo que ya posee.

- Evitar las tentaciones. El aspecto de un producto puede atraer a su compra. Pero siempre se ha de tener una máxima presente: más vale útil y barato que caro y bonito.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Vuelta al cole: ideas para marcar todo lo necesario para el colegio

- 10 consejos para preparar la vuelta al cole

- 5 consejos para adaptarnos a la vuelta al cole

- Cómo acertar con el colegio