16 de abril de 2014

Mellizos o gemelos, cuando vienen dos

Mellizos o gemelos, cuando vienen dos
THINKSTOCK

La vida cambia de una manera radical en el caso de mellizos o gemelos, cuando vienen dos. Si cuando llega un hijo se trastoca la organización familiar, cuando son dos o tres hijos recién nacidos los que llegan, hay que asumir que van a absorber la mayor parte del tiempo de los padres.

La dedicación es total los primeros meses, con tomas y cambios de pañal que se suceden día y noche. El baño o el paseo se convierten en una tarea heroica para padres primerizos de mellizos o gemelos, cuando vienen dos niños al mismo tiempo. El cansancio del principio cede al cabo de los meses, uno se organiza y pone mucho empeño en no perder el norte. Los padres de trillizos o gemelos suelen oír de amigos o conocidos que no saben cómo se atreven a ir al parque con tres, o llevarlos a la guardería por las mañanas, o ir a un restaurante... pero es imprescindible hacer una vida lo más normal posible y las familias de múltiples deben hacer un esfuerzo extra por conseguirlo.

Cuando los niños van creciendo, los retos cambian, el cansancio físico cede, pero surge más necesidad de atención para educar a niños que son de la misma edad, pero diferentes. Por un lado, se entretienen mucho más entre ellos, por otro lado es más difícil que niños iguales guarden turnos, cedan en las cosas, se sientan únicos teniendo al lado a uno o más hermanos de la misma edad.

Cuídate mamá y busca tiempo para ti misma

Es muy recomendable que las madres busquen un ratito para ellas solas: ir al gimnasio, tomar un café con una amiga o, simplemente hacer la compra sola y sin prisas. Es difícil encontrar ese momento, pero hay que intentar conseguir un ratito para hacer alguna tarea diferente, sin agobios. En estos primeros años es normal encontrarse, en ciertos momentos, angustiada o deprimida, por lo que cuando ya no se puede más es necesario buscar ayuda. Sobre todo las madres creemos que debemos ser "super-madres", cumplir en el trabajo, llevar la casa, educar a los niños, estar guapas, y si no llegamos, nos frustramos. Hay que aprender a ser más condescendientes con nosotras mismas y permitirnos no llegar a todo, decir no a algo, buscar ayuda. Todo un reto para las madres de múltiples.

A los 4 meses, ¿en casa o a la guardería?

Cada familia debe organizarse según su estilo y necesidades. En algunos casos, la madre deja de trabajar porque el gasto que supone contratar a alguien o pagar 2 ó 3 guarderías no compensa con su sueldo. Otras familias deciden pedir excedencias más prolongadas para atender a los hijos, o una jornada reducida más ayuda externa o guardería. En todos los casos, la madre debe mentalizarse que normalmente es ella la que tendrá que plantearse esas renuncias en el aspecto laboral.

Otra fórmula es continuar con ambos empleos y llevar a los dos o tres niños a la guardería, calculando el gasto medio que supone al mes, la compatibilidad de horarios, las vacaciones o, los días que alguno de los hijos se pondrá enfermo.

Muchas parejas optan por contratar a una persona para el cuidado de los niños, con la ventaja de que no hay que sacar a los niños de casa a las 8 de la mañana (con frío, lluvia o calor); ni tampoco hay que quedarse en casa si algún niño se pone malito, posibilidad que se multiplica por dos o por tres en estas familias, pues la chica se quedará en casa con ellos igualmente. En esta opción surgen las dudas sobre la idoneidad de la persona seleccionada y, lógicamente, sobre el gasto.

Ana Aznar
Asesoramiento: Asociación de Partos Múltiples