1 de marzo de 2012

Embarazo e higiene oral: cuidar las encías

Embarazo e higiene oral: cuidar las encías
HACER FAMILIA

Durante el embarazo se producen cambios hormonales que pueden aumentar los problemas gingivales. Además, la acidez y los vómitos debilitan el esmalte dental aumentando el riesgo de caries. Por eso, es muy importante reforzar la higiene bucal en este período. Elegir bien el cepillo y la pasta y consultar a los especialistas sobre la higiene bucal es muy importante para mantener tu boca sana en el embarazo. 

Riesgo de enfermedad gingival en el embarazo

El embarazo provoca cambios hormonales que aumentan el riesgo de enfermedad gingival. Si no se actúa eliminando a diario mediante el cepillado de los dientes y limpieza interdental, se puede producir gingivitis, el primer estadio de dicha infección. Para estar alerta es importante prestar atención a una serie de señales de alarma, como son:

1.  Encías sensibles, hinchadas o enrojecidas.

2.  Sangrado de las encías al cepillarte los dientes o al hacer la limpieza interdental.

3.  No puedes eliminar el mal aliento o el mal sabor de boca.

En estos casos, la rapidez a la hora de tomar medidas es vital para solucionar el problema. Si se detecta y trata en sus primeras etapas, la enfermedad gingival puede controlarse en la mayoría de los casos.

Durante el embarazo también aumenta el riesgo de las caries, debido a los ácidos producidos cuando hay vómitos y al mayor consumo de dulces. Evítalo cepillándote con una pasta de dientes con flúor y realizando una correcta limpieza interdental.

Escoger bien el cepillo y la pasta

Es conveniente utilizar un cepillo de dientes con filamentos suaves o uno eléctrico recargable. que incorporan una tecnología avanzada que permite eliminar la placa de un modo más eficaz. Además, la pasta de dientes debe contener flúor, pues está demostrado que éste previene la formación de caries.

Otros consejos para una buena higiene bucal 

-Cepíllate minuciosamente los dientes al menos dos veces al día, preferiblemente por la mañana y antes de acostarte.

-Realiza limpiezas interdentales a diario. Utiliza hilo dental para eliminar la placa de las zonas donde no llega el cepillo; de lo contrario, no tocas ni limpias hasta un 40% de la superficie dental.

-Tan pronto como creas que estás embarazada díselo a tu dentista, someterse a una radiografía representa un riesgo, así como ciertos medicamentos.

-Trata de comer más alimentos ricos en calcio, que están especialmente indicados para el desarrollo de huesos y dientes.

-Un buen consejo es que le des a tu bebé un poco de agua al acabar de comer. Eso le supone un enjuague natural de su boquita, bastante eficaz.