11 de marzo de 2013

Cómo evitar una cesárea innecesaria

Cómo evitar una cesárea innecesaria
HACER FAMILIA

La recta final del embarazo conlleva una preparación especial para el momento del parto. Las madres esperan poder alumbrar a su hijo de forma natural, aunque muchas veces esto no es posible y hay que intervenir por cesárea. Concretamente, puede ocurrir que con antelación se conozcan los factores por los que se va a tener que hacer una cesárea.

Otras veces habrá que intervenir el parto quirúrgicamente, bien porque haya que adelantar el parto o terminarlo por cesárea.

Cada vez es más alto el porcentaje de niños que son traídos al mundo por esta intervención quirúrgica, por eso es bueno seguir una serie de consejos para evitar una cesárea innecesaria.

Consejos para evitar cesáreas innecesarias

1.  Mantén una alimentación adecuada para evitar el sobrepeso. Seguir una dieta sana durante el embarazo es un actor fundamental que puede reducir el riesgo de cesárea en el parto. Alimentos con calcio, hierro, zinc, proteínas son indispensables durante el embarazo, en las cantidades adecuadas para evitar sobrepeso, pues esto daría lugar a que el bebé fuese más grande de lo normal para el parto natural.

2.  Haz ejercicio con regularidad y combínalo con reposo. Hacer deporte durante el embarazo favorece a la condición cardiovascular y muscular, reduce el riesgo de sobrepeso, mejora la tensión arterial y ejercita los músculos para prepáralos para el parto y evitar la cesárea.

3.  Infórmate sobre todos los aspectos relativos al parto y el posparto. Estar informada ayuda a las madres a estar más relajadas para enfrentarse a a última fase del embarazo. Es importante contrastar la información que recibes y consulta distintas fuentes.

4.  Disminuye el estrés practicando técnicas de relajación. Durante las últimas semanas de embarazo es habitual que las madres sufran lo que se conoce como síndrome del Nido, es decir, la sensación de estrés y ansiedad por tenerlo todo preparado. Es muy importante que la madre este relajada para que el parto pueda evolucionar correctamente.

5.  Confía en tu cuerpo y en tu capacidad para parir. Muchas mujeres sienten temor al momento de dar a luz y prefieren que se les intervenga por cesárea. Hay que recordar que las mujeres dan a luz desde el comienzo de la humanidad, y que el parto nunca ha sido peligroso en sí mismo.

6.  Escoge con cuidado al médico gineco-obstetra que atenderá tu parto. Esto es muy importante pues hay muchos ginecólogos que tienden más a intervenir quirúrgicamente por cesárea que otros. Investiga si va a tener paciencia durante el trabajo de parto, dándote el tiempo que necesites para dilatar sin presiones o si va a querer acelerar el proceso para terminar más rápido, lo que probablemente terminará en cesárea.

7.  Asiste a un curso de preparación para el parto en el que podrás recibir toda la información necesaria para tomar decisiones informadas y responsables, para tu cuidado y el de tu bebé. Ira los cursos de preparación ayuda a que las madres se afronten con más seguridad al momento del parto y a que su desarrollo sea favorable para no tener que interrumpirlo por cesárea.

Ana Vázquez Recio

También te puede interesar:

La cesárea y los cuidados posteriores

Los mitos de la barriga de la embarazada

- La cesárea antes de tiempo altera la respuesta inmunológica del bebé

La preparación al parto, ¿es necesaria?

Para leer más