27 de abril de 2015

El deporte en el embarazo: precauciones y beneficios

El deporte en el embarazo: precauciones y beneficios
THINKSTOCK
Precauciones con el deporte en el embarazo
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Un análisis poco profundo puede hacernos pensar que el deporte o la actividad física y el embarazo son realidades contrapuestas. Merece la pena pararse a pensar en lo bien que nos puede venir la actividad física para afrontar el embarazo con energía. Hay situaciones peligrosas que hemos de evitar y saltan a la vista, pero no por eso llegaremos a la conclusión de que durante el embarazo es mejor no hacer nada.

Mujeres deportistas o menos deportistas

-   Las mujeres que realizan ejercicio físico habitualmente suelen estar en condiciones de continuar su práctica pero con ligeras modificaciones, espaciando las sesiones de entrenamiento y evitando traumatismos.
-   En mujeres sedentarias o que practican ejercicio físico ocasional, la gestación no es el momento más idóneo para fomentar nuevas prácticas deportivas. Se aconsejará la incorporación a un programa específico de preparación al parto.

El deporte en el embarazo por trimestres

-   Durante el primer trimestre del embarazo se puede realizar actividad física con normalidad, pero cuidando algunos detalles: evitar los grandes esfuerzos y pequeños traumatismos.

-   En el segundo y tercer trimestre se buscarán actividades que desarrollen cualidades como la flexibilidad, relajación, fuerza muscular (orientada a fortalecer la musculatura pelviana y corregir los cambios posturales producidos por el desplazamiento del centro de gravedad hacia atrás) y ejercicios respiratorios.

Beneficios de la actividad física durante el embarazo

1.   Mejora del tono muscular. Esto favorece la corrección postural y permite enfrentarse al trabajo del embarazo y parto con menos riesgos y efectos no deseados.
2.   Aumento del bienestar psicológico reduciendo así la ansiedad, la depresión y el insomnio muy común en los últimos meses del embarazo.
3.   Eliminación de líquidos logrando así un balance calórico adecuado.
4.   Normalización de la tensión arterial.
5.   Protección frente a la diabetes gestacional (elevación transitoria de las cifras de la glucosa debido al descenso de insulina durante el embarazo) pudiendo ser empleado como tratamiento alternativo que permitiría disminuir o incluso suprimir el uso de insulina.
6.   Mejora del equilibrio y coordinación en general.

Deportes recomendados en el embarazo

Parece claro que la prescripción de un programa de ejercicio físico deberá adaptarse a las modificaciones tanto anatómicas como funcionales que experimenta la mujer en el curso de su embarazo y se deben considerar factores tan diversos como su estado de salud, experiencia previa y preferencias o aficiones

Los deportes más recomendables son la marcha, la natación y el ciclismo, que pueden realizarse hasta bien avanzado el embarazo siempre que se eviten terrenos irregulares o rocosos por el riesgo de caídas.

-   La marcha es aconsejable hacerla en forma de paseos de 20-30 minutos que pueden aumentarse gradualmente hasta 1 hora/día a una intensidad de la marcha que permita hablar con un acompañante. 2-3 días a la semana.

-   En natación puede interesarnos apuntarnos a cursos de matronatación. Lo normal son sesiones de 1 hora con ejercicios que no sobrepasan los 5 minutos de duración. 2-3 días a la semana.

-   Para el ciclismo podemos pedalear tranquilamente en casa varios días a la semana durante 20-30 minutos. Se puede practicar bicicleta hasta el octavo mes de gestación. 2-3 días a la semana.

Atención especial al deporte en el embarazo

-  Antes de lanzarse es importante contar con el consentimiento médico.

-   El cansancio será el termómetro de la intensidad. No hay que esperar al agotamiento para parar.

-   Hay que realizar calentamiento previo y "enfriamiento" posterior (durante 5-10 minutos, acompañado de estiramientos y relajación antes y después de cada sesión).

-   Evitar la posición estática durante periodos prolongados.

-   Utilizar ropa y calzado deportivo idóneo y cómodo.

-   Beber líquido y comer de una forma suficiente y adecuada.

Marina Berrio

Te puede interesar:

- La gimnasia hipopresiva, lo último para una tripa plana tras el parto

- La presencia del deporte durante el embarazo

- Fitball, el balón medicinal que te pone en forma

- Cómo elegir el deporte para tu hijo