18 de febrero de 2014

Consejos para un buen parto

Consejos para un buen parto
IMG IMAGE

El nacimiento de un hijo es uno de los momentos más importantes para una pareja. Es el acontecimiento más esperado para la mujer durante los nueve meses de embarazo y el que genera más dudas e incertidumbre. Y es que existen una serie de consejos para un buen parto que facilitarán la llegada del bebé al mundo.

Seguir los consejos para un buen parto es fundamental tanto para la mamá como para su bebé en el momento del nacimiento. El desarrollo del parto dentro de un ambiente de tranquilidad y relajación aseguran la buena marcha de los acontecimientos que acompañan al alumbramiento. Escucha a tu cuerpo, respira, cambia de postura y sigue los consejos de tu matrona para vivir un parto feliz.

10 consejos para un buen parto

1. Sigue los consejos de una matrona: su labor de apoyo en el parto es fundamental.
2. Escucha a tu cuerpo, muévete instintivamente y haz caso a tu intuición.
3. El agua caliente es tu mejor amiga: pon toallas calientes sobre tus lumbares y tu abdomen.
4. Oxígeno: es importante respirar con calma y hondo después de cada contracción.
5. Pide permiso (si estas en el hospital) y pon un colchoneta de yoga y almohadas para que puedes tumbarte y descansar entre contracciones.
6. Entre contracciones ponte en cuclillas para abrir la pelvis y ayudar la bajada de la cabeza de tu niño. Además estar en cuclillas también puede intensificar las contracciones. Estar en cuclillas puede incrementar el tamaño de tu pelvis un 28 por ciento y bajar un tercio el tiempo del parto.
7. Procura orinar con mucha frecuencia porque una vejiga llena dificulta el parto. El aceite de menta facilita el deseo de orinar.
8. Mantente muy hidratada bebiendo mucha agua. También puedes tomar bebidas con glucosa.
9. Relajando  los músculos de la cara y la mandíbula, conseguirás relajar también tu vagina.
10. Escucha los consejos de tu matrona: respira y exhala a tu bebé en lugar de empujarlo.

Relajación y tranquilidad en el parto

La relajación y tranquilidad favorece que la mujer esté más receptiva a las instrucciones del ginecólogo y de la matrona, y al mismo tiempo, esté más atenta a las señales que le envía su propio cuerpo. Aprender a escucharlo es una de las enseñanzas más importantes de los cursos de preparación al parto.

De la buena marcha del trabajo de parto también depende la salud del bebé.  El doctor Ata Pouramini, Master en Quiropráctica y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica, asegura que "muchas parejas no saben  que los tratamientos para aliviar el dolor durante el parto pueden causar complicaciones.

La quiropráctica dice que se debe parir como tu cuerpo te pida. Si durante el parto estás en posición horizontal boca arriba, tu pelvis no puede funcionar y no es una postura dinámica. De hecho, se estima que en esta posición el sacro sube unos 4 centímetros, lo que puede presionar el cráneo del bebé incrementando la posibilidad de que aparezcan intervenciones quirúrgicas, ventosas o fórceps".

Marisol Nuevo Espín

También te puede interesar:

La cesárea y los cuidados posteriores

Cómo evitar una cesárea innecesaria

Los mitos de la barriga de la embarazada

- La cesárea antes de tiempo altera la respuesta inmunológica del bebé

La preparación al parto, ¿es necesaria?

Hacer Familia recomienda: