Menos de 8 euros año, la ayuda que reciben las embarazadas desde el Estado

Menos de 8 euros año, la ayuda que reciben las embarazadas desde el Estado
18 de noviembre de 2018 ISTOCK

Entre los motivos que hacen que una pareja se plantee traer un hijo a este mundo, la dificultad para hacer frente al gasto que supone la maternidad es uno de ellos. Por ello, las ayudas que se brindan desde las distintas administraciones son muy importantes para que las familias de todo el país puedan vivir más holgadamente y hacer frente a estos dispendios.

Pero, ¿hasta qué punto las ayudas que se prestan desde el Estado permiten a las familias hacer frente a estos gastos? Hay quien piensa que estas prestaciones son insuficientes, como los portavoces de Redmadre. Desde este organismo se publica una nueva edición del estudio Mapa de la Maternidad donde se recoge la media de incentivos que se brindan desde el espacio.

Diferencias por comunidades

Hay que destaca que este informe se centra en las prestaciones que reciben las mujeres embarazadas y no en las ayudas que se brindan cuando nace el niño. ¿Cuál es la cantidad que se aportan? España dedica menos de 8 euros anuales a ayudas por mujer embarazada.

Un dato que muestra la reducción de un 24% respecto al año anterior en lo que a ayudas a embarazadas se refiere. Por comunidades los territorios que más ayudas anuales ofrecen a las embarazadas son Galicia (1.907.300 euros), Madrid (400.000 euros) y País Vasco (350.000 euros).

Otro dato que destaca es que Galicia ayuda con más de 1.000 euros anuales a cada niño que nace en su territorio. Le siguen Cantabria con4 00 euros y País Vasco con 300 euros. También sorprende que municipios como Boadilla brinda 250 euros mensuales a cada mujer embarazada en situación de vulnerabilidad menor de 26 años y gestantes de más de 14 semanas.

Ahorro en familia

Si bien no se puede negar la importancia que tienen las ayudas de las administraciones públicas, el ahorro en el hogar también se debe tener en cuenta. Éstos son algunos consejos para este fin:

- Recortar los gastos superfluos. Aprender a ahorrar en algunas partidas puede ser tan fácil como pagar las luces en habitaciones en donde no se vaya a quedar el miembro de la familia.

- Comparar precios. En compras importantes no hay que dejarse llevar por el primer precio. Comparar los costes de un mismo producto en distintos puntos de venta ayudará a elegir de forma más eficiente.

- Si puede esperar, que espere. ¿Urge tanto la compra de un determinado producto, o puede esperar su adquisición? En el caso de las rebajas es un buen ejemplo de cómo posponer estas se traduce en un mejor ahorro.

Damián Montero

Te puede interesar:

Casi el 50% de las familias numerosas viven con menos de 2.500 euros al mes

Conciliar, lo más difícil para las familias numerosas

Contador