La importancia de la salud bucodental en el embarazo

La importancia de la salud bucodental en el embarazo
28 de octubre de 2018 ISTOCK

Si la salud es un tema que debe cuidarse en cualquier momento del año, durante el embarazo hay que poner más empeño en este sentido. Alimentación, sueño, ejercicio, éstos son algunos de los ejemplos que deben tenerse en cuenta durante la gestación. Incluso el bienestar bucodental debe ser velado por los padres durante los 9 meses que dura este proceso.

Existen muchos mitos en torno a la salud bucodental en el embarazo que merece la pena conocer y arrojar luz. Algo que han realizado los expertos de Vitis, quienes ofrecen varios datos sobre la realidad del bienestar de las madres durante la gestación, en este terreno.

Caries y embarazo

Uno de los mitos del embarazo es que existe un aumento de la predisposición a la aparición de caries y el aumento de enfermedades periodontales. Algo que es real por varios factores: durante la gestación suele tener lugar un descuido en la higiene bucal y por consiguiente más acúmulo de placa bacteriana, cambios en los hábitos y horarios dietéticos.

Por otro lado, también tiene lugar un aumento de la acidez de la saliva debido al cambio hormonal que tiene lugar en el embarazo y los vómitos tan habituales en este proceso. Por ello mantener una correcta higiene bucodental, es totalmente evitable. Por otra parte, no hay contraindicación para poder realizar tratamientos dentales durante el embarazo ni en el uso de anestesia local.

Sangrado inflamación

Los cambios hormonales cambio hormonal exacerban la reacción inflamatoria ya existente aumentando así el enrojecimiento y sangrado gingival. Existe una patología relativamente común que se llama granuloma piogénico. Esto consiste en tejido interdental blando muy eritematoso que suele aparecer el primer trimestre de gestación debido a un aumento de estrógeno.

El tratamiento de estos problemas hace que sea muy importante avisar a los odontólogos. Aunque solo se crea que se está en estado, debe hacerlo saber. Se debe informar de cuánto tiempo se está y si el embarazo es de riesgo o no. También si se toma alguna medicación o si existe algún tipo de enfermedad.

Ortodoncia y embarazo

Los expertos aclaran que no existe una contraindicación absoluta para establecer un tratamiento de ortodoncia durante el embarazo, pero hay que tener en cuenta principalmente dos cosas: para poder hacer el estudio previo a la ortodoncia, se deben realizar una ortopantomografía y una telerradiografía y por otra parte, que la ortodoncia aumente el acúmulo de placa.

Si a ello se le suma la inflamación gingival propia del embarazo, la paciente embarazada portadora de ortodoncia debe ser muy consciente de la importancia de la higiene bucodental para evitar problemas derivados del acúmulo de biofilm bucal. También existe la creencia de que las radiografías durante la gestación no son recomendables, hay que tener en cuenta que las radiografías orales tienen una radiación mínima. Sólo se harán cuando sean imprescindibles, evitando así las de control rutinario, y se utilizará un delantal plomado para evitar la posible radiación.

Cuidado dental en el embarazo

Éstos son algunos de los cuidados dentales que la madre debe asegurar durante el embarazo:

- Cepillar los dientes dos veces al día o después de cada comida con un cepillo de filamentos suaves y perfil recto, teniendo en cuenta que el tamaño del cabezal y la forma del cepillo deben adaptarse a la boca y permitir llegar a todas las zonas con facilidad. La técnica correcta sería la siguiente:

Colocar el cepillo formando un ángulo de 45° con las encías.
Moverlo adelante y atrás suavemente con movimientos cortos que cubran los dientes por completo.

Cepillar los dientes por las superficies exteriores, interiores y las de masticar.

Para limpiar las superficies interiores de los dientes frontales, inclinar el cepillo en sentido vertical y realizar varios movimientos arriba y abajo.

Cepillar la lengua para eliminar los microorganismos y restos de comida y mantener el aliento fresco.

- Sustituir el cepillo de dientes cada tres o cuatro meses, o antes si los filamentos se desgastan.

- Utilizar una pasta dentífrica y colutorio específicos para el cuidado de encías que contengan un antiséptico de uso diario como el cloruro de cetiepiridinio (CPC), seguro y eficaz durante el embarazo (5,6) y así prevenir la inflamación y el sangrado de encías por gingivitis.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La gimnasia hipopresiva, lo último para una tripa plana tras el parto

- Dieta inteligente en el embarazo

- La importancia del calcio en el embarazo

- Embarazos de riesgo por peso inadecuado

Contador