20 de enero de 2019

Tareas domésticas y responsabilidad, dos temas muy relacionados

Tareas domésticas y responsabilidad, dos temas muy relacionados
ISTOCK

Aceptar las responsabilidades es un punto muy importante en el desarrollo de toda persona, un aprendizaje que servirá para formar a un adulto comprometido con su trabajo y con todas las esferas de su vida. Conforme un individuo va madurando, va aceptando el compromiso de cumplir con determinadas tareas y debe ser desde las primeras etapas cuando asuma estas obligaciones.

Si bien las primeras responsabilidades que asume una persona no pueden compararse con las que asimilará al llegar a la vida adulta, se pueden empezar a trabajar desde edades tempranas. Un ejemplo es la participación en las labores domésticas, primeras obligaciones que debe tener el niño y que debe cumplir para poder velar por el buen funcionamiento de su hogar.

La responsabilidad en niños

Como se ha dicho, la responsabilidad en adultos es mucho mayor que en niños. Pero esto no quiere decir que no se deba transmitir este valor a los más pequeños de la casa. Enseñar a los hijos la importancia que tiene cumplir con las obligaciones tiene múltiples beneficios tanto en el futuro cercano como en el lejano:

- Aprendizaje de las consecuencias. No cumplir con las obligaciones tiene consecuencias, las tareas de los más pequeños son responsabilidad suyas y también serán de ellos los resultados de realizarlas o no.

- Autonomía. Cuando los niños asumen sus propias tareas y cumplen con ellas no dependen de que su trabajo sea realizado por otra persona, favoreciendo su autonomía.

- Mayor autoestima. En relación con el punto anterior, cuando los niños ven mejorar su autonomía y son conscientes de sus capacidades, ven mejorar su autoestima.

- Importancia del compromiso. Asumir responsabilidades dentro de un equipo como puede ser la familia hace que los niños sean conscientes de la importancia del compromiso para conseguir que este grupo funcione a la perfección.

Cómo hacerles participar

Las labores del hogar son, como ya se ha dicho, un buen primer paso para que los niños empiecen a asumir responsabilidades. Desde el Hospital Sant Joan de Deu se ofrecen los siguientes consejos:

- Enseñarles a realizar las tareas del hogar poco a poco. Los niños tienen que aprender las tareas del hogar de forma paulatina, tanto en número de tareas como en la dificultad de éstas.

- Adaptar las responsabilidades a su edad. La dificultad de las actividades a realizar aumentará proporcionalmente a su edad.

- Equilibrar tareas entre todos los miembros de la familia: todos los niños de la casa deben colaborar y ver que sus padres también están involucrados.

- Establecer las normas de una forma clara y justa: debe quedar claro quién, cómo y cuándo debe hacerse cada tarea.

- Reconocer sus logros.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo organizar las tareas domésticas en familia

- Hogares inteligentes: conciliar es cosa de todos

- 7 consejos para conciliar familia y trabajo

- Conciliar la vida laboral y familiar en las redes sociales