22 de junio de 2019

Las reglas de oro para aprender a estudiar

Las reglas de oro para aprender a estudiar
ISTOCK

Todo maestrillo tiene su librillo y todo estudiante tiene su método para obtener éxito en sus exámenes. Sin embargo, sí que existen varias técnicas con las que poder adaptar los ritmos de trabajo a una serie de prácticas que potenciarán las opciones de aprobado. Ideas con las que ofrecer los primeros pasos en las rutinas académicas de pequeños y jóvenes para poder tener los mejores resultados.

Desde el portal Orientación Innova se brindan varios consejos con los que los padres pueden conseguir que sus hijos integren hábitos de estudio y técnicas que les "enseñen" a estudiar. Fórmulas con las que convertir esta actividad en algo más dinámico, activo y, desde luego más efectivo. Porque tan tolo hay que pensar un poco para que incluso los alumnos encuentren entretenidos estos momentos.

Ocho consejos para aprender a estudiar

Como ya se ha dicho, integrar el estudio en los hábitos de los más pequeños de la casa:

- Organizar la información. Es importante que los estudiantes organicen la información a la que se tienen que enfrentar antes de un examen de forma que el estudiante pueda entenderla y comprenderla de forma fácil.
Para este fin nada mejor que analizar cada apartado y establecer una jerarquía que permita interiorizar los conceptos. Los mapas conceptuales puede ser una excelente idea.

- Dar significado a lo que se estudia. Si no se comprende lo que se estudia, los conceptos que se van interiorizarán carecerán de significado y serán más difíciles de interiorizar.

- Asociar. La asociación es uno de los pilares básicos del aprendizaje. El ser humano aprender por asociación y relación de los conceptos que han interiorizado. Una buena técnica es la de hacer que los distintos conocimientos que se han estudiado puedan interactuar.

- Visualizar. Al igual que cuando se leer, hay que intentar recordar alguna palabra, imagen, nombres de personas, situaciones, etc. Conceptos que hagan que en la mente de los más pequeños aparezcan distintos conocimientos.

- Usar la imaginación. Imaginación y memoria van cogidos de la mano, además la creatividad puede ser la mejor herramienta para el estudio. Elaborar gráficos, crear reglas mnemotécnicas que permitan la asociación de ideas y otras fórmulas de poder visualizar los conocimientos.

- La concentración. Focalizar la atención en el estudio es fundamental, sin ella no se podría trabajar de manera adecuada. Las distracciones deben quedar fuera del entorno del estudio, algunas fórmulas para conseguir éxito en este sentido se puede: usar un reloj que cronometre el tiempo de estudio, eliminar las distracciones del lugar de estudio (móviles, pantallas, videoconsolas, etc.)

- Motivarse cada día. Los estudiantes deben recordar para qué estudien y mantenerse motivados cada día. Nunca deben perderse de vista las razones que hacen que todas las jornadas los más pequeños se enfrenten a sus obligaciones.

- Repasar. No basta con estudiar, hay que repetir, enfrentarse a la información varias veces con el fin de repetir la información y grabarla en la memoria. Estas técnicas deben ser activas y dinámicas.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Técnicas de estudio para tardes de deberes efectivas

- 6 técnicas de estudio claves para aprobar los exámenes

- Aprobar un examen: cómo prepararlo

- 8 secretos para tener éxito en un examen oral