1 de marzo de 2017

Primeros auxilios, ¿deberían enseñarse en el colegio?

Primeros auxilios, ¿deberían enseñarse en el colegio?
ISTOCK

Reaccionar bien ante un accidente es muy importante. Los primeros pasos que se den después de uno de estos momentos pueden suponer la diferencia entre un susto o un suceso grave. Es aquí donde los primeros auxilios marcan la línea entre estas dos posibilidades.

Sin embargo, la correcta realización de estas prácticas no está al alcance de todo el mundo. Poca gente sabe cómo realizar una maniobra RPC o cómo actuar si observa un desmayo. Es por este motivo que algunas entidades como la Fundación MAPFRE ofrecen a profesores cursos de formación con el fin de que los primeros auxilios pasen a formar parte del contenido lectivo en los colegios.

Los pasos básicos

La misión es transmitir a los alumnos los pasos básicos para socorrer a una persona en peligro. Primeros auxilios que supongan el primer paso para salvar la vida de la persona en peligro. La Guía Para Padres que realizó esta fundación junto a la Asociación Española de Pediatría destaca como tres actuaciones importantes cuando se está junto a una víctima de accidente:

- Proteger. La víctima de un accidente o problema como desmayo está desprotegida. Hay muchos peligros que pueden hacer que la cosa vaya a peor. Por este motivo crear un perímetro de seguridad en torno a esta persona es primordial, bastará con quedarse junto a ella y asegurar que no le ocurre nada. De esta manera se evitará que otros problemas hagan empeorar la situación.

- Avisar. El segundo paso una vez asegurada a la víctima, será avisar cuanto antes a los servicios sanitarios para que se presenten cuanto antes en el lugar y atiendan a la persona. De la celeridad con la que se ponga en contacto a estos profesionales dependerá el éxito de esta situación. Es muy importante que los más pequeños conozcan los números de emergencias como 061 o el 112.

- Socorrer. Si se saben maniobras de primeros auxilios, habrá que emplearlas. Cada segundo cuenta en estas situaciones y muchas vidas se pueden salvar. Aunque no se conozcan muchas de estas técnicas, hay cosas básicas que se deben saber: nunca dejar sola a la víctima hasta que lleguen los servicios sanitarios, no mover a la persona salvo que haya un peligro extremo de atropello. En caso de accidente de moto, el caso se debe mantener colocado en la cabeza de quien se ha caído del vehículo.

La conducta AVA

Los primeros auxilios no solo se pueden hacer una vez que ha sucedido el accidente. Antes de que acontezca una de estas situaciones también hay métodos que sirven para evitar llevarnos las manos a la cabeza, desde Cruz Roja se anima a los hogares a mantener una conducta AVA, es decir, una vida diaria caracterizada por los siguientes puntos:

- Advertir del peligro. En casa y fuera de ella existen muchos riesgos. Hay que advertir de ellos y velar porque los más pequeños mantengan una actitud cautelosa. Mirar a cada lado antes de cruzar la carretera, hacerlo por el paso de peatones y vigilando que el semáforo esté en rojo. En el hogar explicar que zonas como la cocina no son de juego y que algunos elementos como los fuegos o el armario de los productos de limpieza sólo deben ser usados por los adultos.

- Valorar los posibles riesgos. Comprar un nuevo mueble, un juguete con piezas peligrosas o el lugar donde se colocan las medicinas. Hay que vigilar todas estas prácticas para evitar posibles accidentes. También hay que enseñar a los niños esta valoración haciendo que por ejemplo elijan rutas menos peligrosas o cómo comportarse jugando, alimentar su capacidad de reflexión.

- Adoptar actitud segura. Siempre se debe tener la seguridad en mente. En todos los ámbitos de la vida se debe estar atento a los posibles riesgos y no perder nunca de vista los peligros que pueden hacer de una jornada algo triste.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo evitar las picaduras de mosquitos

- Remedios contra los mareos de los niños en el coche

- Primeros auxilios en niños

Hacer Familia recomienda: