24 de abril de 2020

5 pautas para educar sin gritos y no perder los nervios en el confinamiento

5 pautas para educar sin gritos y no perder los nervios en el confinamiento
Educar sin gritos, vital durante el confinamiento - ISTOCK

Tanto para los niños como para los adultos está siendo complicado mantener un estado emocional equilibrado durante el confinamiento. Controlar los momentos de crispación, evitando gritar, porque recuerda "si tu gritas, ellos gritan", es fundamental para mantener el clima de calma, paz y tranquilidad en casa que tus hijos necesitan.

Los psicólogos infantiles llevan tiempo avisando que durante el confinamiento los niños acumulan grandes dosis de estrés y frustración que no saben cómo canalizar. Esto sumado a que para los padres también está siendo sumamente complicado compaginar el trabajo, las tareas domésticas y la atención a los niños, a los que además hay que ayudar especialmente para que no pierdan el ritmo de clase. El resultado es que puede resultar aún más fácil perder la paciencia y cometer el error de gritar a los niños.

Pero gritar no es la solución. Al hacerlo no solucionamos el problema ni corregimos la conducta del niño, tan solo les generamos tensión que provoca emociones negativas en los niños como miedo, tristeza, rabia, baja autoestima, inseguridades, ansiedad, estrés, ira, agresividad, etc. La realidad es que lo único que conseguimos es crear una tensión innecesaria, que con el tiempo deja una huella importante en la personalidad de los niños. Si nosotros no podemos controlar nuestras emociones, los niños tampoco podrán y esta tendencia se mantendrá en su vida adulta.

Por eso es fundamental educar sin gritos, y mucho más hacerlo ahora durante estos días tan complicados para todos. Lograrlo puede suponer un esfuerzo, pero el cambio será positivo para todos.

5 pautas para educar sin gritos durante el confinamiento

1. Ponte en el lugar del niño
Ser empáticos con nuestros pequeños nos ayudará a comprenderles mejor y ser conscientes de sus necesidades para poder ayudarles y darles respuesta. Si nos ponemos en su lugar les comprendemos mejor, para saber por qué actúan así, y así separarnos del conflicto y afrontarlo como algo no personal. Esto supone hacer el esfuerzo de tratar de ver el mundo como ellos lo ven, alejándonos de una visión de adultos. Esto nos ayudará a dar una respuesta más positiva a sus necesidades, sentirse comprendidos y consolados.

2. Reflexiona antes de actuar
Con tanta tensión acumulada durante estos días, los adultos podemos perder los nervios y gritar. La causa de esta pérdida de control suele ir más allá de la conducta del niño, por lo que es importante conocernos a nosotros mismos, detectar las primeras señales y ser conscientes de lo que realmente nos importa y de nuestras verdaderas emociones. Si somos conscientes de nuestras emociones, podemos expresarlas de un modo adecuado antes de gritar a los niños.

3. Respeta las emociones del niño
Los niños tienen sus propias emociones, a menudo sentirán miedo, enfado o frustración ante las situaciones que tienen que afrontar y que muchas veces no entienden, como ocurre ahora con el encierro forzoso en nuestras casas. Ahora, más que nunca, tenemos que recordar que son niños y que están aprendiendo a identificar sus emociones, y están desarrollando estrategias para controlarlas. Por eso es esencial que, como adultos, sepamos responder a sus emociones y acompañarlos. Con esto no decimos validar todo lo que hacen, sino respetar la emoción y mostrar maneras menos duras de gestionarlas y expresarlas.

4. Predica con el ejemplo
Los niños aprenden más de lo que ven que de lo que les decimos. Eso supone que, si nosotros dejamos de gritar, les enseñaremos a no gritar. Si aun así algún día gritas, recuerda que estás educando con tu ejemplo y pide perdón por hacerlo. Es importante para ellos y les reforzará que no es una herramienta adecuada para relacionarse en el futuro.

5. Aplica la disciplina positiva
Y muy importante, respetar al niño y a sus emociones no hay que confundirlo con la permisividad. Es esencial aplicar una disciplina positiva, dejando claro lo que se espera de ellos y aplicando consecuencias coherentes. La comunicación con ellos también ha de ser cuidada y positiva, escúchalos y explícales cómo te sientes y qué esperas de ellos. Nuestros niños son el futuro y hay que cuidarles para que estos días tan complicados no dejen una huella negativa en ellos.

Marina Berrio
Asesoramiento: Equipo de asesores psicopedagógicos de la editorial RUBIO.

Te puede interesar:

Paciencia, el ingrediente básico para educar mejor

Alternativas a los gritos en la educación de los hijos

Por qué gritar a los niños nunca es la solución

¿Tienes permiso para gritar a tus hijos?

- 5 consejos para no perder la paciencia con los hijos

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.