18 de diciembre de 2014

Regalar en Navidad y educar, ¡es posible!

Regalar en Navidad y educar, ¡es posible!
THINKSTOCK

¿Regalamos muchos juguetes a nuestros hijos o nos decantamos por pocos, pero de calidad? Para muchos padres comienza una época complicada, la de ser unos buenos Reyes Magos. Están los previsores, los que compran siguiendo la lista, a los que les encanta el primer impacto y quieren dejar al niño sin habla o los que compran "cosas". Pero también están los que quieren que éste sea un momento más para educar. 

El porqué de los regalos de Navidad para los niños

Regalar en Navidad y educar, ¡es posible! Para ello, es muy importante situar a los niños en el porqué de los regalos y llevarles al fundamento de esta fiesta. Para remontarnos al origen de los regalos, podemos contarles que el Niño Jesús recibió TRES regalos de los Reyes Magos: de Melchor, Gaspar y Baltasar, una de las muchas buenas razones para explicarles que no pueden pedirse todo. Seguramente nos cueste poner estas limitaciones, porque este momento sólo se vive una vez al año, porque han sido buenísimos... pero se van a ilusionar igual con menos. Cuidando la sobriedad con nuestros niños, serán más fuertes y felices

Llegando a este punto, podremos tratar de una forma coherente y sencilla el tema de la cantidad de regalos. Es importante poner a los niños en la realidad social que nos rodea, adaptándola a su edad. Por supuesto, debemos protegerles de las cosas malas, pero es importante no permitirles que vivan en una burbuja de comodidades y caprichos ajenos a todo.

Enseña a los niños a valorar lo que tienen

1. Antes de hacer la carta de los Reyes Magos, podemos hacer con ellos una buena limpieza de habitación, que vean y redescubran lo que tienen, y enseñarles a desprenderse de las cosas que no utilizan y entre todos, preparar juguetes que podamos dar a niños que no tengan nada. Limpiadlos, arregladlos... aprovechando este rato para hablar con ellos de lo privilegiados que son, enseñándoles a dar cosas que les gustan, no las más viejas, rotas... ilusionándoles con la idea de hacer felices a otros.

2. En el momento de escribir la carta, es aconsejable que "dirijamos" sus deseos, primero porque son niños, pero sobre todo porque es en estos primeros años cuando podemos y debemos educar el gusto y el criterio. Para ellos es muy importante todo lo visual y lo que se piden los demás, pero nosotros queremos que nuestros hijos sean seguros, fortalezcan su personalidad y desarrollen todas sus capacidades. Además, es mejor empezar cuando son pequeños y por lo tanto, más manejables; así podemos hacerles ver que un juguete, por estar de moda, no tiene porqué ser bueno para su edad o estilo. Más adelante puede costarnos algunas peleas.

Uno de los trucos para dirigir sus peticiones es dejar a su alcance algún catálogo que nos guste, de tiendas adecuadas. Procuremos dedicar algún rato para estar con ellos comentando, animando hacia unos juguetes u otros, ayudándoles a elegir.

Juguetes aptos para la infancia

Es fundamental en estas edades utilizar el juego para favorecer el movimiento de forma divertida y no sólo relegarlo a los chicos y los deportes.

La mayoría de las niñas de esta edad empiezan a jugar casi en exclusiva a juegos simbólicos como las mamás, las "profes", tiendas... y para esto, es importantísimo que utilicen juegos de colores bonitos, alegres, luminosos, en definitiva INFANTILES porque es lo que son. Cuidado especial con las muñecas, con sus expresiones, sus colores, sus vestidos... procuremos que sean bonitas (que ahora no es tan fácil), ya que a través de ellas canalizan muchas actitudes.

Os animamos a invertir en la medida de lo posible en buenos juguetes. Siempre es mejor dos o tres juegos buenos, divertidos, educativos, duraderos y nada caros que mucho juguete de moda. Esperamos que estas ideas os ayuden a divertiros y disfrutar mucho de la apasionante tarea de educar. ¡¡Mucha suerte con la búsqueda!!

Conchita Requero
Asesora: Paz Martín Maroto. Profesora de Educación Infantil.