20 de enero de 2015

Neurociencia y educación: trucos para potenciar el aprendizaje

Neurociencia y educación: trucos para potenciar el aprendizaje
THINKSTOCK

La mente humana es una mente aprendiente. Cada nuevo aprendizaje supone la creación de una nueva conexión entre neuronas. La neurociencia nos brinda los conocimientos del funcionamiento de la mente, al tiempo que la educación debe valerse de los conocimientos de la neurociencia.

Solo de este modo podremos hablar de una educación adaptada a la biología de las personas, de un aprendizaje impulsado por el conocimiento de sus mecanismos..

No podemos nutrir la mente de nuestros niños sin conocer cuáles son los mecanismos que están detrás de esa nutrición mental. Conocer las bases biológicas del aprendizaje nos supone la capacidad de potenciarlo a través de la neurociencia y la educación con trucos para potenciar el aprendizaje.

La neurociencia: el funcionamiento de la mente humana

La neurociencia es la disciplina que nos aporta los conocimientos necesarios para comprender los entresijos responsables del funcionamiento de la mente humana. Millones de neuronas se activan y se conectan en una compleja red de conexiones sinápticas, y de este modo interactúan dando lugar a nuestras dispares conductas y aprendizajes.

La neurociencia nos proporciona una valiosa información sobre el funcionamiento de nuestro cerebro. Gracias a sus aportes podemos saber cómo la mente guarda la información, la procesa y elabora para crear un concepto consciente. Gracias a la neurociencia podemos conocer los procesos biológicos que subyacen tanto a la conducta como al aprendizaje.

Es imprescindible que el proceso educativo tenga en cuenta el funcionamiento de la mente. La neurociencia sirve a la educación en cuanto que le proporciona las claves de cómo las personas perciben, interpretan y elaboran la información construyendo el aprendizaje.

Cómo aprende nuestra mente

El cerebro está compuesto por millones de células nerviosas: las neuronas. Éstas interactúan a través de las conexiones sinápticas que permiten transmitir y procesar la información en pocos segundos. Cada cosa que aprendemos precisa una nueva conexión. Cada nueva conexión es un nuevo camino de paso de la información, un nuevo camino de procesamiento e interpretación.

Es por ello que aprender no siempre es fácil, supone un esfuerzo mental. Es más sencillo seguir los caminos ya elaborados que transitar por donde nunca antes lo hemos hecho creando así un nuevo camino. Cuanto más aprendemos y más conexiones establecen nuestras neuronas, más ágil es nuestra mente, y disponemos de una visión de la realidad más amplia y más rica. Veamos una analogía con una red de carreteras. Con una sola autopista podemos llegar a un destino.  Pero con muchas autopistas y carreteras, incluso caminos, podemos llegar a muchos destinos e incluso llegar al mismo por distintos caminos, puede que más rápidos. Todos sabemos que crear una red de carreteras no es sencillo, requiere esfuerzo y tiempo, pero entendemos que es algo necesario.

¿Cómo podemos favorecer el aprendizaje de los niños?

Aún queda mucho camino por recorrer en el avance de la neurociencia. Aun así los actuales conocimientos que nos proporciona esta disciplina nos permiten descifrar algunos factores básicos para que se produzca el aprendizaje porque favorecen y potencian la creación de nuevas conexiones entre neuronas.

1.   La emoción tiene un papel crucial en la creación de aprendizajes. Los principales procesos mentales responsables del aprendizaje: percepción, atención, memoria, etc. están estrechamente vinculados a la emoción. El estado emocional determina el funcionamiento del cerebro. Ejemplos de esto son: cómo podemos recordar con facilidad una canción que nos trae recuerdos agradables, o como cuando estamos tristes nos cuesta concentrarnos. El estado emocional del niño va a determinar la construcción de aprendizajes. Si el estado de ánimo es positivo, la mente esta predispuesta a crear un aprendizaje.

2.   La atención se favorece con la información estructura. El cerebro presta más atención a aquella información que es presentada  mediante recursos que le permitan visualizar el orden y las conexiones. Los esquemas, mapas de contenidos, gráficos, favorecerán el aprendizaje, ya que son técnicas que captan su atención y preparan el cerebro para el aprendizaje.

3.   El aprendizaje se agiliza cuando se relaciona con conocimientos previos. En estos casos no se produce una conexión partiendo de cero, partimos de otras conexiones, de un camino para crear otros.

4.   La creación de nuevas conexiones y por lo tanto el aprendizaje se ven potenciadas por la actividad de las conexiones existentes. Si mantenemos la mente activa y ágil es más fácil crear nuevos aprendizajes.

Trucos para facilitar la creación de los aprendizajes.

La neurociencia nos permite conocer los sustratos biológicos del aprendizaje y de este modo nos permite potenciar los mismos.
1.   Acompaña el aprendizaje de emociones positivas. Presta atención al clima de las situaciones de aprendizaje, trata de proporcionar un clima seguro y positivo.
2.   No obvies el estado emocional del niño. Las emociones influyen en la creación de aprendizajes, cuando el estado de ánimo sea negativo no es el mejor momento para aprender.
3.    Practica la educación emocional para dotarle de una rica inteligencia emocional. La capacidad para regular sus estados emocionales y ser dueños de los mismos, les va a permitir controlar sus procesos de aprendizaje.
4.   Emplea recursos para presentar la información de forma atractiva para favorecer el funcionamiento mental.
5.   Asocia el aprendizaje a experiencias positivas de bienestar.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga Clínica Sanitaria, especialista en Pedagogía y Psicología infantojuvenil. Directora de Educa y Aprende.
Autora de la colección Estimular los procesos de lectura y escritura