24 de septiembre de 2012

Una escuela aplica el reconocimiento facial para evitar que sus alumnos hagan novillos

BARCELONA, 24 Septiembre

Un instituto de Badalona ha instalado máquinas de reconocimiento facial en el centro con el objetivo de controlar, de manera efectiva, la asistencia a clase de sus alumnos.

A partir de ahora, los alumnos del instituto Enric Borràs, del barrio de la Salut, lo tendrán más difícil si quieren faltar a clase. Este sistema permite que, si un día un alumno no va a clase, sus padres reciban un SMS o un correo electrónico con esta información. Semanalmente, los tutores del alumno reciben un listado de las veces que ha faltado a clase cada estudiante.

El sistema también informa de si el alumno llega tarde a clase. En menos de dos segundos, las terminales instaladas en el centro educativo pueden reconocer al alumno sólo situándose cerca de la máquina. La terminal lee, en 3D, el cuadrado formado desde las cejas hasta debajo del labio. Con esta información, los vectores de distancia y profundidad son suficientes para identificar a la persona. En un minuto, la terminal puede identificar hasta 50 alumnos. Además, dispone de un sistema de filtro que evita enviar SMS a los padres si éstos han notificado al centro que el alumno no irá a clase.

Desde Xip Solucions, empresa encargada de la instalación, aseguran que es el sistema más efectivo y rápido de reconocimiento. El director técnico de la empresa, Oriol Martí, explica que las tarjetas identificativas podrían provocar que los alumnos se las intercambiaran y la imprenta digital es poco efectiva con el crecimiento de los adolescentes.

Leer más: La Vanguardia