28 de noviembre de 2020

Motivar para aprender, ¡despierta su deseo de conocimiento!

Motivar para aprender, ¡despierta su deseo de conocimiento!
Motivar para el aprendizaje es el primer paso para alcanzar el éxito. - ISTOCK

Aprender requiere esfuerzo, pero dicen que si existe motivación todo trabajo es más liviano e incluso agradable. Y en la educación de los más pequeños hay que despertar esta chispa para que el deseo de conocimiento sea real. Pero. ¿cuál es el mejor camino para alcanzar esta meta? Ian Gilbert propone un modelo basado en cuatro pasos para que el alumno alcance este nivel.

En primer lugar, hay que ayudar a que los estudiantes deseen adquirir nuevos conocimientos. En el siguiente escalón hay que facilitarles las herramientas para que los encuentren. El penúltimo paso consistirá en permitirles distinguir lo bueno de lo malo y para finalizar que sepan qué hacer con todo lo que han aprendido. De esta forma descubrirán lo ideal que es el aprendizaje y sus aplicaciones en su día a día.

¿Cuál es la meta del aprendizaje?

Todo camino conduce a una meta, ¿cuál es la del aprendizaje? No es de extrañar que un niño se pregunte qué beneficios tiene renunciar a un tiempo que podría dedicar a jugar u otras actividades para sentarse y estudiar. Hay que estimular a los alumnos para que puedan ver los objetivos del proceso educativo y sus aplicaciones prácticas, así como hacer ver que el conocimiento es una vía para conquistar estos fines.

Por ello, el primer paso debe ser que los alumnos se marquen un objetivo. Para definir estas metas este debe ser el esquema:

- ¿Qué queremos? Hay que ser concretos y lo más certeros posibles.

- ¿Cuándo se quiere conquistar? Poner una fecha límite para no dormirse en los laureles.

- Empezar el camino para alcanzar estas metas dentro del tiempo establecido.

- Revisar si los pasos que se están dando están llevando al destino deseado o si se pueden tomar nuevas medidas.

- Disfrutar del momento y de todo el proceso de aprendizaje.

La motivación, un incentivo para el alumno

Si se han marcado los objetivos y el estudiante ha comprendido que el aprendizaje y el conocimiento es una vía para alcanzar estas metas, es el momento de que entienda que todo depende de ellos. Son los alumnos quienes deben ponerse en marcha y, como se dijo antes, localizar dónde poder aprender y cómo poner en marcha esta información para alcanzar las metas.

Para ello los padres deben:

- Asegurarse de que los hijos entienden que controlan la situación.

- Transmitirles que existen varias oportunidades entre las que escoger.

- Fomentar que asuma responsabilidades, así como las repercusiones de no conseguir los objetivos.

- Nunca imponer el estilo propio, dejar que cada estudiante aprenda a su modo.

Damián Montero

Te puede interesar:

Profesores: cómo tratar a cada alumno según su temperamento

Guía de motivación para niños con altas capacidades

- Niños con mucho carácter: 6 consejos para el autocontrol

- Cómo educar en clase según el carácter de los niños

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.