19 de febrero de 2021

Evita que su vida sea aquello que pasa mientras usa su smartphone

Evita que su vida sea aquello que pasa mientras usa su smartphone
El uso y abuso de la tecnología puede hacer que se pierdan parte de su vida real - ISTOCK

Desde sus primeros días están acostumbrados a vivir rodeados de la televisión, Internet, móviles, videojuegos, redes sociales y WhatsApp, porque los adultos los utilizamos de manera constante. El problema es que estos aparatos han inundado nuestras vidas cambiando nuestra existencia real por una virtual.

En los colegios, cada vez se promueve más su alfabetización digital. Algunos alumnos empiezan a estudiar directamente sobre dispositivos digitales. Dominan herramientas informáticas que nosotros ni conocemos. Y nuestra labor educativa se complica porque tenemos que mantener el equilibrio entre su uso necesario y el innecesario.

Exigimos un buen uso de las tecnologías en el colegio: que les aporte lo mejor en su educación y que, al mismo tiempo, no interrumpa su vida personal. Pero, ¿estamos los padres transmitiendo correctamente cuál debe ser el uso de los dispositivos móviles? ¿Es nuestro ejemplo el correcto?

Actuálizate en tecnologías

Para los padres, a menudo, resulta complicado estar al corriente de todos los avances y novedades que se producen al respecto. Por ello, en muchas ocasiones, su uso se nos escapa de las manos y puede crear una idea equivocada de lo que las nuevas tecnologías pueden aportar en la vida, tanto a los adultos como a los hijos.

Constantemente se habla de lo negativo que es para los niños el estar conectados constantemente al móvil, la televisión o la tablet. Es más, asusta a muchos padres el hecho de que las utilicen, pero no por ello deja de ser interesante analizar lo que esto aporta y los beneficios que tiene sobre los niños, porque también existen.

Las pantallas de ahora generan una gran estimulación sobre los niños desde edades muy tempranas. La tecnología es tan visual y contiene tanta animación que ayuda enormemente a la estimulación visual y auditiva de los niños, aunque es importante complementarla con otro tipo de materiales educativos. Por un lado, potencia la motricidad fina cuando se hace un uso manual de ella y, por otro, ayuda a desarrollar la imaginación y creatividad fundamental para el aprendizaje y la vida.

En la actualidad, prácticamente desde que los niños nacen forman parte de este "nuevo" mundo de avances tecnológicos. Uno de los objetivos de muchas de estas herramientas es facilitar el día a día, la comunicación, lograr hacer más sencillas las tareas laborales e incluso las familiares.

Sin embargo, en muchos casos el desconocimiento por parte de los adultos ha provocado cierto rechazo y prohibición hacia sus hijos, cuando lo prohibido es, si cabe, lo que más atrae a los niños.

En busca del equilibrio entre el uso necesario y el innecesario

Las tecnologías son positivas. Es contraproducente pensar en ellas como algo negativo ya que ayudan más de lo que en muchas ocasiones se piensa y permiten tener la información de manera inmediata. Por tanto, hay que dar un giro a este enfoque y tratar de conocer estos beneficios para ser capaces de informar a los hijos y guiarles para que lleguen a hacer un buen uso de las nuevas tecnologías.

Esto implica que los padres deben hacer el esfuerzo de formarse y estar al día, en la medida de lo posible, de este tema. Si resulta muy complicado lograrlo es interesante tener alguien cercano, en quien confiar este aspecto, y que pueda ayudar a establecer pautas sobre el uso de la tecnología y, en cierta forma, controlar el uso que los hijos estén llevando a cabo.

Lo importante, por lo tanto, es plantearse muy bien qué actitud se va a tener frente a las nuevas tecnologías y qué límites se van a poner a los niños acordes a sus edades. Para hacer un uso responsable de ello es importante que esas normas se establezcan desde el principio, desde que son pequeños. Debido a que están inmersos en un mundo tecnológico no podemos controlar el contacto con ellas, pero sí normalizarlo.

10 pautas sobre la tecnología para educar a los hijos

1. Es necesario que las normas sean claras y que incluso puedan dejarse escritas de algún modo para que todos las puedan ver.

2. Asegúrate de que realmente las han entendido: muchas veces, los hijos no hacen las cosas bien porque no han llegado a comprender el mensaje que los padres quieren transmitir o simplemente no saben cómo llevarlo a cabo. Para esto, es importante, en los primeros momentos en los que se establece una norma, acompañarles en su ejecución y ayudarles a cumplirla.

3. Ten en cuenta que las normas que se establecen son necesarias y tienen un sentido. Por ejemplo, el hecho de controlar el tiempo que ven la televisión y lo que ven es importante porque los niños no tienen la capacidad de discernir entre la realidad y la ficción como puede hacer un adulto y llegan a creer todo lo que ven y escuchan.

4. El uso que hagan de las pantallas influirá en la formación de sus valores y en su percepción del mundo y de la realidad social.

5. Lo que vean en las pantallas les va a servir de modelo. Los niños son más propensos a imitar conductas agresivas que influirán notablemente en sus relaciones sociales.

6. Al no saber gestionar adecuadamente la información pueden llegan a tener pesadillas por las noches. Para el adulto esto resulta complicado de averiguar porque no siempre se asocia la pesadilla a la información concreta que la ha generado, puesto que no se sabe claramente que es lo que le ha podido provocar ese temor. Será conveniente, por tanto, controlar y elegir los programas de televisión, aplicaciones informáticas, juegos, etc.

7. Tratar de recurrir a actividades educativas y retrasar al máximo el uso de juegos para que no quieran sustituirlos por los juegos sociales, de equipo u otro tipo de juegos y evitar de este modo el aislamiento.

8. Es fundamental ser capaces de exigir el cumplimiento de las normas y revisarlas conforme pase el tiempo y, especialmente, conforme vayan creciendo, ya que serán muy diferentes las necesidades que tengan según la edad.

9. Debemos intentar acompañarles en el uso de las pantallas todo lo que se pueda y evitar que la televisión esté siempre encendida en casa a todas horas, ni que vean a sus padres todo el tiempo delante de ella.

10. Hacerles responsables del pago del móvil y no permitirles nunca utilizarlo en la mesa.

María Campo. Asesora Pedagógica. Eduka&Nature

Te puede interesar:

- Nuevas tecnologías: no les temas, solo establece normas claras

- Niños y nuevas tecnologías: cómo aprovechar su potencial de aprendizaje

- Adictos a la tecnología

- Trucos para aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías

- Apps para que los niños aprendan jugando

Contador

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.