2 de abril de 2019

Estudiar mejor: optimiza tu tiempo de estudio con estas ideas

Estudiar mejor: optimiza tu tiempo de estudio con estas ideas
ISTOCK - ARCHIVO

¿Quién no ha deseado aprender el contenido de un examen leyendo una sola vez el material o incluso chasqueando los dedos? Sería maravilloso poder aprender de esta manera. Sin embargo, no hay métodos mágicos que posibiliten el aprendizaje de las materias escolares sin esfuerzo y sólo la motivación por la propia tarea se acerca a ese resultado, pero como todos sabemos, va a variar en función de muchos aspectos, como la edad, el momento de la semana y especialmente de la asignatura que se tiene que estudiar.

Dado que actualmente el proceso de aprendizaje complejo no se puede llevar a cabo sin estudio, os ofrecemos a continuación unas pautas que pueden facilitar esta labor y evitar la sobrecarga en los jóvenes.

1. Espacio de estudio:
En la medida de lo posible debe ser siempre el mismo y estar físicamente separado del ajetreo cotidiano. Es decir, evitar estudiar en espacios como la cocina o el salón, donde las distracciones van a ser frecuentes.

El espacio destinado al estudio deberá tener un mobiliario y una iluminación adecuados para tal fin. De esta manera, evitaremos la fatiga sensorial y muscular que frecuentemente aparece cuando no se dan estas condiciones.
2. Eliminar distractores:
Existen estudios que revelan que las personas nos desconcentramos simplemente por el hecho de tener el móvil al lado. En el tiempo de estudio, es mejor dejar la tecnología al otro lado de la puerta y establecer los momentos en los que se podrán consultar las redes sociales u otras aplicaciones.
3. Descansos:
No por pasar más tiempo delante del libro se aprovecha mejor el tiempo. Lo más recomendable es programar descansos cortos (de 5 minutos aproximadamente) en función al tiempo que se va a estudiar o a objetivos concretos, como por ejemplo programar un pequeño descanso por cada página estudiada.
4. Punto óptimo de concentración:
Habitualmente, nuestro nivel de concentración cambia dependiendo del momento del día, de la semana, del trimestre o incluso de nuestro estado emocional. Diversos estudios han establecido que en general, un orden adecuado para realizar las tareas o el estudio, es iniciar el trabajo con una materia de dificultad media, continuar con los contenidos más complejos y terminar con una tarea de poca dificultad.
5. Relacionar conceptos vs. memorizar:
Cualquier concepto se aprende y retiene en la memoria con más facilidad si lo relacionamos con otros bien instaurados. Veamos un ejemplo. En 10 segundos intente memorizar las siguientes palabras:
Encontrar, Cobrar, La, Todo, Cuando, Le, Lógica, Sentido.
¿Le ha costado? Ahora intente memorizar en 10 segundos estas palabras:
Todo cobra sentido cuando le encontramos la lógica.

Mucho más fácil, ¿verdad? Los contenidos se aprenden y consolidan mejor cuando forman parte de un relato global y no una serie de elementos aislados. Aún con todo, hay ocasiones en que es imprescindible memorizar algunos datos como nombres, fechas o listas de palabras, para los cuales serán muy útiles ciertas técnicas de memoria que pueden facilitar la labor.

Si conseguís llevar a cabo estos consejos, observaréis cómo el tiempo de estudio es de mayor calidad y utilidad. ¡Puedes ayudar a tu hijo a conseguirlo!